En la obra, de unos diez metros y con la figura del mandatario a tamaño real, Netanyahu aparece rodeado de frutas y otros alimentos muy colorido

EFE

La emblemática plaza Rabin de Tel Aviv amaneció esta mañana con una enorme estatua en la que se puede ver al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, sentado ante una gran mesa con comida y adornos, simbolizando la "última cena de la democracia israelí", como parte de las protestas en su contra por su gestión y escándalos.

En la obra, de unos diez metros y con la figura del mandatario a tamaño real, Netanyahu aparece rodeado de frutas y otros alimentos muy coloridos, en una mesa decorada con grandes candelabros y numerosas botellas de champán.

Publicidad

Se trata de una clara referencia a "La última cena", de Leonardo Da Vinci, que retrata lo que la tradición cristiana considera la última cena de Jesús antes de su crucifixión.

"En lugar de los apóstoles, hay doce sillas vacías y la única figura presente es Netanyahu, que está comiendo un banquete de reyes mientras más de un millón de israelíes están desempleados y no tienen para dar de comer a sus hijos", explicó a Efe Itay Zalait, autor de la obra.

Publicidad

Según Zalait, la instalación representa "la dramática encrucijada en la que se encuentra Israel" por el juicio por corrupción contra el primer ministro.

"Podría ser la última cena de Netanyahu, si el juicio se lleva a cabo como debería en un Estado democrático, o la última cena de la democracia israelí, de lo contrario", añadió.

Netanyahu consideró hoy esta obra una invitación a la violencia: "No hay lugar para la incitación y las amenazas de muerte, explícitas o implícitas, contra mí y mi familia, incluida la vergonzosa amenaza de crucifixión de hoy en Tel Aviv".

Zalait, quien consideró "ridículo" que se le acuse de incitación, describió la estatua como "arte de protesta" y se suma así a las manifestaciones en contra del mandatario por su gestión de la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus y los casos de corrupción por los cargos de fraude, cohecho y abuso de confianza.

Estas protestas, a las que la policía ha respondido con vehemencia, estuvieron marcadas en los últimos días por reacciones violentas por parte de activistas de ultraderecha.

Anoche estos atacaron a golpes a varios manifestantes, en unos disturbios que dejaron varios heridos y casi una decena de arrestados.

Publicidad

Publicidad