AFP

"Yo no me podía quedar sentada en mi casa", resume Agostina Guerra, odontóloga de 27 años a cargo de un equipo de voluntarios de la Universidad de Buenos Aires (UBA) dedicados a buscar el coronavirus en pensiones, geriátricos y entre las fuerzas de policía.