AFP

La brutal explosión del 4 de agosto en el puerto de Beirut destruyó la capital libanesa y traumatizó a muchas personas heridas, la mayoría por fragmentos de cristal. Muchos perdieron sus ojos.