Venezuela Internacionales -  12 de diciembre 2020 - 16:30hs

Guaidó trata de movilizar a una decepcionada oposición con una consulta en Venezuela

El líder opositor Juan Guaidó se juega este sábado su última carta para mantenerse a flote en la escena política de Venezuela con la convocatoria de una consulta simbólica, con la que espera que una decepcionada oposición vuelva a las calles a expresar su descontento contra el presidente Nicolás Maduro.

Con menos popularidad de la que gozó cuando se proclamó mandatario encargado de Venezuela en enero de 2019, Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, con Estados Unidos a la cabeza, alienta a la participación en la consulta independiente, que arrancó por canales virtuales el lunes y de forma presencial este sábado.

 Embed      

"Ya alcé la voz por Venezuela y participé en la #ConsultaPopular. Los venezolanos estamos hoy en la calle expresando nuestra voluntad de lucha por cambiar nuestro país. ¡Alza la voz! #HoyTodosALaConsultaPopular", escribió en Twitter.

 Embed      

En la llamada "consulta popular" se pregunta a los venezolanos si apoyan "todos los mecanismos de presión nacional e internacional" en pro de "elecciones presidenciales y parlamentarias libres" y si rechazan los comicios legislativos del domingo en los que el chavismo se alzó con 255 de los 277 escaños, en medio de un boicot del grueso de los partidos opositores dirigido por Guaidó.

Durante un recorrido por varios puntos en Caracas, el equipo de la AFP constató que estaban mayormente despejados.

Los organizadores pidieron a quienes se expresaron "en forma virtual" que también acompañen en la calle en los más de 3.000 puntos dispuestos en el país.

"Le pedimos opcionalmente, pero casi le pedimos con clamor, que asistan a esos sitios para que vean" en el mundo, indicó Enrique Colmenares Finol, presidente del alto Consejo Ciudadano para la consulta durante una rueda de prensa este sábado.

No es la primera vez que la oposición invita a un proceso de consulta.

 Embed      

Una iniciativa parecida se concretó en julio de 2017 en rechazo a la Asamblea Constituyente convocada por Maduro, tras meses de protestas que dejaron unos 125 muertos. Pese al rechazo que la oposición capitalizó en ese plebiscito simbólico, el órgano 100% chavista se instaló en agosto de ese año, asumiendo en la práctica las funciones legislativas.

Entonces, la oposición dijo haber reunido 7,6 millones de votos en repudio a la instancia oficialista, que cesa funciones este año para dar paso a una nueva Asamblea Nacional controlada por el chavismo el 5 de enero. La mayoría de los diputados electos el 6 de diciembre, en los comicios que la oposición tilda de "fraude", formaban parte de la Constituyente.

La oposición denunció focos de "amedrentamiento" en algunas zonas. "Son grupos civiles armados llamados colectivos que utiliza el régimen (...) En la Cota 905 (Caracas) tuvieron que retirar el punto de consulta por amedrentamiento", dijo a la AFP el diputado Rafael Veloz.

"Los consejos comunales salieron a corrernos", comentó por su parte el diputado Jesús Abreu, desde Catia, una zona popular del oeste de la capital donde operan grupos colectivos, que según sostuvo, "merodeaban" desde temprano para intimidarlos.

Al otro lado de la capital, José Nelson Castellanos, de 56 años, se acercó a una plaza de Chacao, una acomodada zona de Caracas tradicionalmente opositora, para expresar su rechazo al gobierno de Maduro.

"Si no estamos conformes con la situación que tenemos en el país, algo debemos hacer, sé que mucha gente ya ni siquiera le está parando a este tipo de cosas porque ya está escéptica frente a los resultados, pero algo hay que hacer", declaró a la AFP.

La consulta se ve afectada además por una "falta de información tremenda, hay mucha confusión sobre cómo se va a votar", dijo a la AFP Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

Ante la hegemonía ejercida por el gobierno sobre los medios tradicionales, la oposición tiene que recurrir a las redes sociales para difundir sus mensajes, algo que se complica ante las fallas de internet y los frecuentes cortes eléctricos.

Ignacio Ávalos, director del Observatorio Electoral Venezolano, señaló a la AFP que la oposición tiene "una cierta ilusión con la consulta".

Pero, según observa, "los mecanismos de certificación (en la consulta) no existen" y "más que un valor como votación, con la consulta están tratando de generar un hecho político con movilización".

Maduro, en tanto, resta importancia al llamado de Guaidó, a quien tilda de "farsante" y "títere" de Estados Unidos.

"Nadie podría pensar que una consulta por internet tiene valor legal, constitucional, solamente tiene valor informativo", afirmó el mandatario el jueves durante un acto con los diputados electos, sin nombrar expresamente al dirigente opositor.