Alemania podría ampliar restricciones por aumento de decesos

AP

El centro de control de enfermedades de Alemania reportó el martes 944 nuevos decesos por COVID-19, lo que elevó las expectativas de que la canciller, Angela Merkel, y los gobernadores de los 16 estados del país amplíen la cuarentena hasta fin de mes.

Las últimas restricciones entraron en vigor el 16 de diciembre luego de que el confinamiento parcial decretado en noviembre no logró reducir la cifra diaria de nuevos casos de coronavirus. Estaba previsto que terminasen el 10 de enero.

Publicidad

Desde el inicio de la pandemia, Alemania ha registrado 35.518 fallecimientos relacionados con el virus.

La reunión entre Merkel y los gobernadores, que tendrá lugar más tarde el martes, decidirá cuánto tiempo más se ampliará la cuarentena y la reapertura de escuelas. Además, abordarán las críticas al programa de vacunación ante la frustración por su inicio gradual.

Publicidad

Alemania y el resto de las 27 naciones de la Unión Europea iniciaron la campaña de vacunación contra el coronavirus hace más de una semana. En Alemania, un país con 83 millones de habitantes, se reportaron 265.000 inoculaciones hasta el lunes, según el Instituto Robert Koch.

Los políticos de la oposición y algunos miembros de la coalición de gobierno han criticado el conservador pedido anticipado de la UE de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la única que por el momento tiene autorización comunitaria. Las autoridades evalúan también la de Moderna.

En Francia, el ministro de Salud respondió el martes a la indignación pública por la lentitud con la que avanza la campaña de vacunación prometiendo una aceleración “exponencial” del proceso.

Con apenas 500 personas vacunadas en los seis primeros días, Olivier Veran defendió la estrategia de su gobierno de inmunizar primero a los residentes en centros de mayores. Pero prometió simplificar el proceso burocrático de consentimiento al que se atribuye en parte la demora.

Veran señaló que se aumentará el número de centros de vacunación y las categorías de personas que pueden acceder al fármaco, y se permitirá que la población se inscriba para vacunarse a través de una app o por teléfono. El ministro insistió en que el gobierno no renunciará a los lineamientos de seguridad en una nación con un amplio escepticismo hacia las vacunas.

Aunque los países vecinos han decretado nuevos y estrictos confinamientos por el aumento de los contagios, Veran dijo que Francia está valorando sus opciones y que “no puede relajarse”, pero no anunció nuevas medidas. El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, afirmó en declaraciones a la radio Europe-1 que no quiere “privar a los niños de la escuela”.

Según Veran, Francia ha identificado 10 o 15 casos de la nueva variante del coronavirus, más contagiosa, detectada en Gran Bretaña, y tanto el total de casos como la tasa de hospitalización están estancados.

Por su parte, Inglaterra se enfrenta desde el martes a su tercera cuarentena, que durará al menos seis semanas, mientras las autoridades tratan de frenar un repunte en los contagios de COVID-19 que amenaza con saturar hospitales en toda Gran Bretaña.

El primer ministro, Boris Johnson, anunció el lunes un nuevo y estricto confinamiento en Inglaterra, que no se revisará hasta al menos mediados de febrero, para luchar contra una nueva variante del virus de rápida propagación. Las restricciones entraron en vigor a medianoche del martes. La líder de Escocia, Nicola Sturgeon, decretó también una cuarentena a partir del martes.

Johnson y Sturgeon dijeron que las medidas eran necesarias para proteger al Servicio Nacional de Salud ante el avance de la nueva cepa del virus. El lunes, los hospitales de Inglaterra atendían a 26.626 pacientes con coronavirus, un 40% más que en el primer pico de la pandemia en abril.

A partir del martes, las escuelas de primaria, secundaria y las universidades de Inglaterra estarán cerradas para clases presenciales, salvo para los hijos de los trabajadores esenciales y los alumnos en situación de vulnerabilidad. Además, se pidió a todos aquellos que puedan trabajar desde casa que lo hagan y que se limiten las salidas a las esenciales.

Todas las tiendas no esenciales y los servicios de cuidado personal, como las peluquerías, cerraron y los restaurantes solo pueden ofrecer comida para llevar.

Gran Bretaña es uno de los países más golpeados por la pandemia en Europa, con más de 75.000 decesos relacionados con el virus.

Publicidad

Publicidad