GB: Johnson promete proteger del virus a los más vulnerables

AP

El primer ministro británico Boris Johnson prometió que su gobierno utilizará “cada segundo disponible” para proteger a los ancianos y los vulnerables del coronavirus que arrasa en Gran Bretaña, al justificar el miércoles ante el Parlamento la necesidad de regresar a un confinamiento.

Los legisladores interrumpieron su receso de fin de año para discutir las medidas, que entraron en vigor a la medianoche. Se espera que aprueben la tercera cuarentena nacional porque existe un amplio consenso sobre la necesidad de restricciones más estrictas para controlar las nuevas infecciones.

Publicidad

“Cuando la Oficina Nacional de Estadísticas informa que más del 2% de la población está ahora infectada, y cuando el número de pacientes en los hospitales de Inglaterra es ahora un 40% más alto que el primer pico de abril, es ineludible que los hechos están cambiando y debemos cambiar nuestra respuesta”, dijo Johnson.

Dijo que “utilizaremos cada segundo disponible del encierro para colocar este escudo invisible alrededor de los ancianos y los vulnerables” hasta que la vacuna proporcione un “medio de escape” del confinamiento.

Publicidad

El Reino Unido se encuentra en una vorágine creciente de infecciones, hospitalizaciones y muertes de COVID-19. Se reportaron más de 60.000 nuevos casos diarios por primera vez el martes. Más de 391.000 personas dieron positivo en los últimos siete días, 44% más que la semana anterior.

El aumento de las infecciones también está ejerciendo una presión sin precedentes sobre el sistema de salud del país. Los hospitales están atendiendo actualmente a más de 26.000 pacientes con coronavirus, 40% más que durante el primer pico de la pandemia en abril.

Cuando anunció la orden de quedarse en casa el lunes, acompañada por el cierre de gimnasios, pubs, restaurantes y tiendas no esenciales, Johnson dijo que la medida no se levantaría antes de mediados de febrero. Para entonces, el gobierno espera haber administrado una dosis de la vacuna COVID-19 a unas 13 millones de personas que están en mayor riesgo, incluidas todas las personas mayores de 70 años, lo que podría permitir una cierta relajación de las restricciones.

El gobierno está acelerado su programa de vacunación después de que los reguladores autorizaran una segunda vacuna. El Reino Unido está utilizando tanto la vacuna Pfizer-BioNTech como una fabricada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Ambas requieren dos dosis, pero las autoridades británicas han tomado la decisión de retrasar la segunda inyección, cambiándola de 21 días después de la primera hasta 12 semanas después, para vacunar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible. Esa decisión está siendo debatida por gobiernos y científicos de todo el mundo.

Hasta el lunes, el gobierno había vacunado a 1,3 millones de personas en todo el Reino Unido, y planea tener casi 1.000 centros de vacunación operando en todo el país para fines de esta semana, dijo Johnson.

Publicidad

Publicidad