Berlín Internacionales -  24 de febrero 2021 - 08:34hs

Condenan a un expolicía sirio por colaborar en torturas

Un exmiembro de la policía secreta del presidente de Siria, Bashar Assad, fue condenado el miércoles por una corte alemana por facilitar la tortura de prisioneros. Los activistas de derechos humanos confían en que el histórico fallo marque un precedente para otros casos.

Eyad Al-Gharib fue condenado por complicidad en crímenes contra la humanidad y sentenciado a cuatro años y medio de prisión por la corte estatal de Coblenza, según la agencia de noticias dpa.

Es la primera vez que un tribunal fuera de Siria falla en un caso acusando a funcionarios del gobierno sirio de cometer crímenes contra la humanidad. La fiscalía alemana invocó el principio de jurisdicción universal en crímenes graves para presentar un caso que afectaba a víctimas y acusados que estaban en Alemania.

Los detalles del veredicto no estaban disponibles en un primer momento, pero Al-Gharib podría haber sido sentenciado a más de una década entre rejas. Sin embargo, los jueces pudieron tener en cuenta su deserción y su declaración ante la corte como atenuantes.

Al-Gharib estaba acusado de pertenecer a una unidad que detenía a gente tras las protestas contra el gobierno en la ciudad siria de Duma y las llevaba a un centro de detención conocido como Al Khatib, o Unidad 251, donde eran torturados.

El hombre de 44 años fue a juicio el año pasado junto con Anwar Raslan, un exfuncionario sirio de mayor rango que estaba acusado de supervisar los abusos a detenidos en la misma cárcel cerca de Damasco.

Raslan está acusado de supervisar la “tortura sistemática y brutal” de más de 4.000 presos entre abril de 2011 y septiembre de 2012, lo que produjo la muerte al menos de 58 personas. El veredicto en ese caso se espera para este año.

La condena de Al-Gharib “da a los sirios algo de esperanza de que este pueda ser el inicio de un camino a una justicia más plena”, dijo Balkees Jarrah, director asociado de justicia internacional en Human Rights Watch.

“El juicio en Alemania a dos exfuncionarios sirios por atrocidades muestra que es posible, con resolución y perseverancia y fiscales decididos, que las víctimas tengan su día en la corte”.

Entre las pruebas presentadas en el juicio había fotografías de miles de supuestas víctimas de tortura por parte del gobierno sirio. Un policía sacó las imágenes de Siria como contrabando.

En el juicio no declararon funcionarios del gobierno sirio.

“En los últimos 10 meses, valientes sobrevivientes han declarado sobre los espantosos abusos cometidos en la horrible red siria de prisiones”, dijo Jarrah. “Este caso no trata sólo del papel de los dos sospechosos, sino que también deja al descubierto las torturas y asesinatos sistémicos de miles de personas por parte del gobierno sirio”.

Al-Gharib era uno de los subordinados de Raslan. Cuando era sargento mayor, su unidad participó supuestamente en la persecución y detención de al menos 30 personas tras una manifestación en Duma, así como de trasladarlas al centro de detención donde fueron torturadas.

Al-Gharib salió de Sira en 2013 y llegó a Alemania en 2018. Los dos hombres fueron detenidos un año más tarde.