Lima Internacionales -  8 de octubre 2021 - 18:46hs

El descontento sigue en Perú Libre tras perder ministros cesados por Pedro Castillo

En el "partido del lápiz", como se le conoce popularmente en Perú, existe un profundo rechazo al nuevo Consejo de Ministros formado por Pedro Castillo.

El descontento continuó este viernes entre los líderes e integrantes del partido marxista Perú Libre después de que el presidente, Pedro Castillo, se haya distanciado de la formación política con la que ganó las elecciones, al sacar del Gobierno a sus ministros más radicales y polémicos.

En el "partido del lápiz", como se le conoce popularmente en Perú, existe un profundo rechazo al nuevo Consejo de Ministros formado por Pedro Castillo, donde ha dado mayor espacio a otras formaciones de izquierda más moderada que le apoyaron durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Por ello, el secretario general del partido, Vladimir Cerrón, exhortó a Castillo a cumplir las promesas que hizo en campaña bajo el programa de Perú Libre, que incluye la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

"Estamos seguros de que con el gabinete actual ni siquiera se intentarán cumplir las promesas de campaña", afirmó este viernes Cerrón.

"Será un espacio para defender el 'status quo', se mantendrán los privilegios de siempre y la discriminación histórica al pueblo. La tarea de cumplir sigue siendo del partido", añadió.

Cerrón, un médico formado políticamente en Cuba y exgobernador de la región de Junín que no pudo ser candidato presidencial por tener vigente una condena por corrupción, exigió a Castillo una "cuota de poder" en el Gobierno tras conocer la salida del primer ministro Guido Bellido, su hombre de mayor confianza en el Ejecutivo.

Para Cerrón, el nuevo Consejo de Ministros de Perú había quedado en manos de "derechistas, 'caviares' (izquierda acomodada) y traidores".

BELLIDO INSISTE EN INDULTO

En ese sentido, Guido Bellido volvió a aprovechar las redes sociales para esta vez, ya fuera del Ejecutivo, insistir a Castillo en indultar a Antauro Humala, hermano del expresidente Ollanta Humala (2011-2016) de la condena que cumple de 19 años de cárcel por el asesinato de cuatro policías en una asonada militar en 2001.

"Señor presidente Pedro Castillo, tenemos que cumplir nuestra promesa de campaña, indulto al mayor Antauro", publicó Bellido, quien en sus 70 días como primer ministro ya usó la red social Twitter para lanzar polémicos mensajes y adelantarse al presidente en anunciar la renegociación de los contratos de gas de Camisea.

Bellido fue uno de los siete ministros cesados tras poco más de dos meses en el poder, marcados por un intenso pulso entre los ministros de Perú Libre, de izquierda más ortodoxa, y los ministros más moderados, que han ganado peso en el nuevo Ejecutivo de Castillo.

"UN NUEVO MOMENTO"

Uno de los ministros ratificados es Roberto Sánchez, presidente de la coalición de izquierdas Juntos por el Perú (JP), quien afirmó este viernes que los cambios fueron "la reafirmación de un nuevo momento político".

"Yo creo que ya ha habido suficiente ruido. Creo que debemos avanzar y lo sensato también es empezar una nueva etapa. Ese sería el mensaje", dijo Sánchez, quien ocupa la cartera de Comercio Exterior y Turismo.

Entre los nuevos miembros del Ejecutivo está la ministra de Trabajo, Betssy Chávez, una de las congresistas de Perú Libre más críticas con Cerrón y Bellido, que prometió un talante más conciliador con el gabinete encabezado ahora con la abogada y defensora de derechos humanos Mirtha Vásquez como primera ministra.

"Mirtha Vásquez va a tender todos los canales de comunicación, todos los puentes. Es una persona que ya tiene experiencia además en este tipo de circunstancias. Yo creo que la presencia de ella como 'premier' apoya mucho para que se puedan generar estos consensos", apuntó.

Ahora el nuevo gabinete tiene un plazo de un mes para presentarse en el Parlamento para solicitar el voto de investidura, donde Perú Libre es el partido con mayor representación al contar con 37 congresistas, aunque no tiene el control de la cámara.

FUENTE: EFE