Londres Internacionales -  9 de mayo 2022 - 15:20hs

Isabel II no asistirá a la apertura del Parlamento

El Palacio de Buckingham dijo en un comunicado el lunes que la decisión se tomó siguiendo las indicaciones de sus médicos, y que la monarca de 96 años había decidido no asistir "a regañadientes".

La reina Isabel II no asistirá a la inauguración del Parlamento el martes por primera vez en casi 60 años, debido a sus problemas de movilidad.

El Palacio de Buckingham dijo en un comunicado el lunes que la decisión se tomó siguiendo las indicaciones de sus médicos, y que la monarca de 96 años había decidido no asistir “a regañadientes”. El príncipe Carlos leerá su discurso, mientras que por primera vez su nieto, el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, tendrá un papel oficial en el evento.

“A pedido de su majestad, y en concordancia con las autoridades pertinentes, el príncipe de Gales leerá el discurso de la reina en nombre de su majestad, con la presencia del duque de Cambridge”, dijo el palacio en un comunicado.

Esta será la tercera vez durante su reinado que Isabel no abra el Parlamento. Previamente, se perdió la ceremonia de 1959, cuando estaba embarazada del príncipe Andrés, y en 1963, cuando estaba embarazada del príncipe Eduardo.

La apertura estatal del Parlamento es una ceremonia centenaria que marca el inicio del año legislativo. Comienza tradicionalmente con un viaje en carruaje a las Cámaras del Parlamento, tras el cual la monarca lee su discurso que establece el programa legislativo del gobierno en una sesión conjunta a la que asisten miembros de la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes.

Pero participar implica subir escaleras y otros desafíos para alguien con problemas de movilidad.

Isabel, la monarca con más años de servicio en Gran Bretaña, apareció por última vez en público durante una misa en la Abadía de Westminster para celebrar la vida del príncipe Felipe, su esposo durante más de 70 años, fallecido el año pasado.

La semana pasada, el palacio también anunció que sus dificultades le impedirían participar en la temporada de fiestas en el jardín de verano. Estos eventos cuentan con miles de invitados que toman té en el césped del Palacio de Buckingham o el Palacio de Holyroodhouse en Edimburgo.

Los invitados son personas de todo el país que han servido a sus comunidades, y se considera una gran oportunidad para ver de cerca a la soberana. Se sabe que la reina usa colores brillantes para asegurarse de que se la pueda ver.

Las fiestas, que implican pasar horas de pie, caminar y mezclarse con gente, regresan por primera vez en tres años la próxima semana.

Isabel, quien también se recuperó recientemente de COVID-19, pasó gran parte de los últimos dos años en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres, donde se refugió durante la pandemia. Ha seguido trabajando durante todo este período, aunque la mayoría de sus tareas las ha realizado de forma virtual, incluyendo reuniones con embajadores, trabajadores de salud y niños de primaria.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: