México Internacionales -  25 de junio 2021 - 07:40hs

Lluvias y un camión afectan a sitios coloniales en México

Al igual que la mayoría de las sociedades modernas, México ha enfrentado dificultades para coexistir con su rica arquitectura histórica.

No ha sido una buena semana para la arquitectura de la época colonial en México.

El gobierno indicó el jueves que un camión que transportaba una carga de gran tamaño destruyó el día anterior parte de un arco de un acueducto del siglo XVII al sur de la Ciudad de México. El viernes pasado, fuertes lluvias causaron el derrumbe de parte de la fachada de un templo de siglos de antigüedad en la península de Yucatán.

Todo esto sucedió tres semanas después de que México enviara a la Guardia Nacional y a la policía para detener obras de construcción privada que duraron meses y posiblemente destrozaron sitios arqueológicos prehispánicos en Teotihuacán.

El incidente del miércoles tuvo lugar cuando un camión que llevaba en su plataforma secciones de tubos de concreto para drenaje pluvial intentó pasar por un arco del acueducto de la era colonial en la localidad de Yautepec.

Los arcos de San Carlos, como se conoce a esa parte del acueducto, cruzan una sección de un camino que registra un intenso tránsito; se supone que los vehículos deben reducir su velocidad, verificar la anchura y pasar por abajo.

Eso no fue lo que sucedió el miércoles: las secciones de los tubos golpearon una parte del arco y derribaron parte de la enorme estructura construida con piedras y ladrillos. El acueducto fue erigido durante la época colonial para traer agua a los molinos de caña que florecieron en la zona en los siglos XVII y XVIII.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia informó el viernes que parte de la fachada de un templo de piedra de la época colonial en la península de Yucatán se había derrumbado parcialmente después de cuatro días de intensas lluvias.

La capilla del Niño Jesús en el poblado maya de Tihosuco, al oeste de la localidad turística de Tulum, estuvo parcialmente sin techo durante años; el lugar fue dañado durante la última insurrección maya, llamada la Guerra de las Castas, entre 1847 y 1901.

La capilla, cuya construcción comenzó en el siglo XVI, no fue terminada en su forma actual sino hasta 1839. Tihosuco fue un poblado maya importante, y escenario de la lucha entre mayas furiosos por la explotación y el excesivo cobro de impuestos, y fuerzas del gobierno que sofocaron brutalmente la rebelión.

Al igual que la mayoría de las sociedades modernas, México ha enfrentado dificultades para coexistir con su rica arquitectura histórica.

El 31 de mayo, las autoridades enviaron 250 efectivos de la Guardia Nacional y 60 policías para decomisar terrenos próximos a las ruinas prehispánicas de Teotihuacán, donde según autoridades, maquinaria pesada estuvo destruyendo partes periféricas del sitio arqueológico.

Las autoridades arqueológicas habían intentado desde marzo parar las obras de ese proyecto privado, pero los trabajos continuaron en el lugar. La prensa local dice que se trataba de un proyecto para construir una especie de parque de diversiones.

La Secretaría de Cultura señaló que al menos 25 de las estructuras antiguas en el lugar fueron amenazadas, y señaló que presentó una denuncia penal contra los responsables.

Al parecer, propietarios de parcelas intentaban convertirlas en una zona recreativa. Ese lugar se encuentra en el perímetro del sitio arqueológico, al otro lado de un camino que lo separa de la famosa avenida y el complejo de pirámides del lugar.

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios de la ONU dijo que maquinaria pesada amenazó con arrasar hasta 7 hectáreas (15 acres) del sitio, que es una zona protegida. El consejo también señaló que se había detectado el saqueo de artefactos.

Teotihuacán es famoso por sus pirámides del Sol y la Luna. Llegó a ser una gran ciudad de poco más de 100.000 habitantes que abarcaba unos 20 kilómetros cuadrados (8 millas cuadradas).

La misteriosa ciudad, que se desarrolló aproximadamente entre los años 100 a.C. y 750 d.C., llegó a ser una de las más grandes del mundo. Pero ya había sido abandonada cuando los aztecas consolidaban su imperio en el siglo XIV.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: