Estados Unidos Internacionales -  29 de diciembre 2021 - 17:53hs

Nuevos casos de COVID-19 en EE. UU. rompen marca

La nueva versión del virus ha ensombrecido las Navidades y el Año Nuevo, obligando a las comunidades a reducir o suspender sus festividades.

Más de un año después de que empezaron a aplicarse las vacunas, los nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos se han disparado hasta alcanzar el nivel más alto registrado, con más de 265,000 casos diarios en promedio, un aumento impulsado en gran medida por la variante ómicron, que es altamente contagiosa.

Los nuevos casos diarios se han duplicado con creces en las dos últimas semanas, eclipsando la antigua marca de 250,000, establecida a mediados de enero, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

La nueva versión del virus ha ensombrecido las Navidades y el Año Nuevo, obligando a las comunidades a reducir o suspender sus festividades apenas unas semanas después de que pareciera que los estadounidenses iban a disfrutar de unas fiestas casi normales. Se han cancelado miles de vuelos por la escasez de personal que se atribuye al virus.

El doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, dijo el miércoles que no es necesario cancelar las pequeñas reuniones en casa entre familiares y amigos vacunados y con dosis de refuerzo.

Pero “si sus planes son ir a una fiesta de Nochevieja para 40 o 50 personas con campanas y silbatos, y todo el mundo abrazándose y besándose, y deseándose un feliz año nuevo, yo recomendaría encarecidamente que este año no lo hiciéramos”, dijo.

La amenaza de la variante ómicron y el deseo de pasar las fiestas con amigos y seres queridos han impulsado a muchos estadounidenses a hacerse pruebas diagnósticas de COVID-19.

Aravindh Shankar, de 24 años, voló a San José, California, en Navidad desde West Lafayette, Indiana, para estar con su familia. Aunque se sentía bien, decidió hacerse la prueba el miércoles para ir sobre seguro, ya que había estado en un avión.

Él y su familia pasaron casi un día entero buscando una cita para hacerse la prueba antes de ir a un sitio en un estacionamiento junto al aeropuerto de San José.

“La verdad es que fue sorprendentemente difícil”, dijo Shankar sobre la búsqueda de una prueba. “Algunas personas lo tienen más difícil, seguro”.

El panorama es sombrío en otras partes del mundo, especialmente en Europa, y el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que le preocupa que la ómicron se combine con la variante delta para producir un “tsunami” de casos. Eso, dijo, pondrá “una inmensa presión sobre los agotados trabajadores de sanidad y sobre los sistemas de salud que están al borde del colapso”.

El número de estadounidenses que se encuentran ahora en el hospital con COVID-19 ronda los 60,000, es decir, aproximadamente la mitad de la cifra registrada en enero, según informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Aunque las hospitalizaciones a veces van a la zaga de los casos, las actuales cifras de hospitalización pueden reflejar tanto la protección conferida por la vacuna como la posibilidad de que ómicron no esté enfermando tanto como las versiones anteriores.

Las muertes por COVID-19 en Estados Unidos han aumentado en las dos últimas semanas de una media de 1,200 al día a unas 1,500.

Los expertos en salud pública seguirán de cerca las cifras durante la próxima semana en busca de indicios sobre la eficacia de las vacunas para evitar que al gente enferme de gravedad, mantener a la gente fuera del hospital y aliviar la presión sobre los agotados trabajadores médicos, dijo Bob Bednarczyk, profesor de salud global y epidemiología de la Universidad Emory.

Los datos de los CDC ya indican que los no vacunados son hospitalizados en tasas mucho más altas que los que se han vacunado, incluso si la eficacia de las vacunas disminuye con el tiempo, dijo.

Es muy poco probable que las cifras de hospitalización vuelvan a alcanzar su pico anterior, afirmó Amesh Adalja, investigador sénior del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins de la Escuela de Salud Pública Bloomberg. Las vacunas y los tratamientos desarrollados desde el año pasado han ayudado a frenar la propagación del virus y han minimizado los efectos graves entre las personas con infecciones posvacuna.

“Va a hacer falta algún tiempo para que la gente se acostumbre al hecho de que los casos no importan de la misma manera que en el pasado”, dijo Adalja. “Tenemos muchas defensas contra eso”.

Pero incluso con menos personas hospitalizadas en comparación con las oleadas pasadas, el virus puede causar estragos en los hospitales y en el personal de salud, añadió.

“En cierto modo, esas hospitalizaciones son peores porque todas son evitables”, dijo.

Varios países europeos, entre ellos Francia, Grecia, Gran Bretaña y España, también informaron de un número récord de casos esta semana.

La OMS informó que los nuevos casos de COVID-19 en todo el mundo aumentaron un 11% la semana pasada con respecto a la anterior, con casi 4.99 millones registrados del 20 al 26 de diciembre. Sin embargo, la agencia también señaló un descenso de los casos en Sudáfrica, donde se detectó por primera vez la ómicron hace poco más de un mes.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: