usar lencería sexy y bonita nos hace bien.

María Sofía Velázquez

La ropa interior es de uso obligado, y no le llamamos lencería cuando son unos panties enormes color crema y un bra sin copas. No...

Es palabra tiene implicaciones mayores. Sensualidad. Mas allá de que sea para la vista de alguien demás de una misma, usar lencería sexy y bonita nos hace bien.

Publicidad

¡Pero, por favor, seamos realistas! Es generalmente ultra incómoda.

¿La razón? Vamos de cero a cien. O es un (des)conjunto espantoso y poco favorecedor, o es un body hilo dental con rellenos varillas que nos están matando.

Publicidad

Hay una serie de puntos intermedios que debemos asumir como lo básico. Panties bikini que cubren parte de la cola, en colores suaves pero no muy neutrales (celeste, rosa, khaki oscuro), brassieres con bonitos tirantes, algo de encaje y lazos.

Hagamos una hoguera con esos paracaídas del terror que guardamos para "esos días" y que realmente usamos siempre.

Usemos los superpoderes que tenemos para sentirnos bellas, atractivas, mirar hacia dentro de la blusa y decir "wao" para nosotras mismas, caminemos por los pasilos de la oficina sabiendo que aunque o se note para nada, lo que va debajo de los pantalones es una preda muy linda y fenemina, y que si vinieran a asaltarnos en el cine y nos hicieran quitarnos la ropa para que no escapemos, no nos vayamos a morir de pena con ropa interior fea y vieja.

El boom del bralette sigue siendo el que manda, en los panties, brassieres, bodys, camisones, batas y demás. Blanco, negro, gris, champaña, vino, azul, pasteles, neones, malla, tul, lycra, cintas, cuero, látex. La lista de recursos es interminable.

No hay talla ni cuerpo que no se vea bien si elegimos con cuidado.

Además, es todo una gran fantasía, y en las fantasías, todas somos Miss Universo. Y sobre todo: si yo me la creo, los demás se la creerán: es un tema de actitud, ¡como siempre!

Cuidado al:

  1. Elige la talla correcta.
  2. No te pongas muy incómoda, será un suplicio, ser práctica y bella es posible.
  3. Sexy sin ser vulgar: fundamental.
  4. Mira primero en Pinterest y en instagram lo más IN.
  5. Elegir ropa interior para la oficina, pues ese es otro cuento distinto, donde lo más importante es neutralidad y que no se adivine NADA bajo la ropa.
Ver más
María Sofía Velázquez

Es una economista, diplomada en relaciones públicas con un posgrado en enseñanza superior.

Certificada en color e imagen pública y política, consultora de moda e imagen y asesora de imagen corporativa.

Es colorista, personal shopper, también columnista de moda.

  • Chica Modelo 1989
  • Señorita Panamá Universo 1993
  • Madre
  • Emprendedora
  • Fashionista
  • Amante del cine, los libros y el chocolate

Publicidad

Publicidad