Paris Moda y Belleza -  10 de marzo 2015 - 15:59hs

Chanel crea bistró francés para show

Karl Lagerfeld fue pillado dobleteando el martes como barman en la "Brasserie Gabrielle" en París. Pero no teman, el diseñador de Chanel no ha dejado su principal empleo.

Lagerfeld, de 81 años, solo posaba para la prensa en el gigantesco bar-restaurante francés que él mismo recreó adentro del Grand Palais para la presentación de la más reciente colección prêt-à-porter de Chanel.

Y qué clase la de show de otoño-invierno.

Meseros franceses caminaron con bandejas de plata entre bares cobrizos con champaña, mesas de bistró, puestos de periódicos con "Le Figaro" y enormes puertas giratorias. Las modelos, encabezadas por Cara Delevigne, pronto aparecieron ataviadas en chaquetas texturizadas largas de colores, faldas lápiz, vestidos de cuadros de los 60, parkas bordadas y el clásico zapato Chanel de tacón grueso modernizado.

Fue un evento relajado en el que algunas modelos incluso se tomaron el tiempo para sentarse en mesas con carteles de "reservado". El realismo del escenario fue tal que había máquinas de café — según el diseñador lo único que habían consumido las modelos — y señales en las que se prohibía el uso de celulares.

"No, claro que no comieron, subirían de peso", bromeó Lagerfeld sobre las modelos.

Sus diseños mostraron detalles espectaculares. El zapato blanco y negro de los 50, con punta negra y tacón grueso, definió el show, un look que Lagerfeld revivió del archivo de Coco Chanel por primera vez.

Hubo varias versiones fantásticas de los uniformes de mesero tipo "pingüino" y sirvienta francesa.

Una chaqueta de caballero vino con una pajarita y una voluminosa falda de volantes de seda blanca. En otros sitios, corbatines blancos abstractos de meseros fueron bordados a una falda suelta y diáfana.

También hubo varios looks de caballero, a veces en modelos hombres, de pantalones anchos y chaquetas de aviador texturizadas con botones de colores.

"No olviden que Chanel se inspiraba mayormente en la ropa de hombre", dijo el diseñador.

Todo el mundo sabe que Lagerfeld es uno de los artistas más trabajadores en el mundo de la moda — estos 97 estilos son testimonio de ello — así que es irónico que el diseñador no pueda ir al tipo de restaurante que él mismo recreó el martes.

"No tengo tiempo para almorzar" , dijo.