Luis Coronel celebra la música mexicana en "Una historia más"

EFE

Luis Coronel es uno de los artistas más atrevidos del regional mexicano, pero para su quinto disco titulado "Una historia más" el cantante decidió inspirarse en los ritmos más clásicos y, según contó en una entrevista con Efe, rendirle un homenaje a "la vieja escuela" del género al que le "debe tanto”.

"Esta vez me quedé con los estilos conocidos. No hay fusiones nuevas. Es todo típico del regional mexicano, mucha banda. Siento que la gente estaba esperando mucho algo así y es una manera de celebrar lo clásico", indicó Coronel desde su casa en la ciudad estadounidense de Tucson, en el estado de Arizona.

Publicidad

"Quise hacer canciones de amor y desamor que permanecieran en el tiempo. Todas son así, menos 'Soltero', que es para divertirse nada más, para celebrar esos días en los que nadie le dice a uno lo que quiere hacer", dijo con picardía.

La canción, en la que trabajó con la legendaria banda de cumbia Los Ángeles Azules, es una de las tres colaboraciones del álbum de 10 temas. Las otros dos son "Pa' Qué Nos Hacemos", con la banda Los Recoditos, y "No es que me gustes", con La Séptima Banda.

"En el resto estoy yo solo y es algo que también quise explorar más, concentrarme en mi identidad como artista", explicó Coronel, quien en este trabajo completa además su paso de cantante adolescente a un artista adulto.

De hecho, en el video de “"na historia más", el tema que le dio nombre al álbum, se ve al artista con su pareja Cristina Bernal, vestidos de novios, lo que desató una ola de rumores sobre una inminente boda, que desmintió categóricamente.

"Estoy enamorado sí, pero ahora mi foco está en mi música, en construir una carrera, en desarrollarme cada vez más profesionalmente. Todo a su tiempo", subrayó.

Y tampoco lleva prisa. Aunque lleva siete años ante los reflectores, Coronel tiene 23 años recién cumplidos y una evidente hambre por mantener y ampliar su éxito musical.

UN LEGADO DE ALEGRÍA Y CORAZÓN

A pesar de su juventud, la vida de Luis Coronel ya da para una miniserie o hasta para una película.

El artista ha sido muy abierto sobre la crisis de salud mental que sufrió tras la deportación de su padre a México, quien era indocumentado y posteriormente murió atropellado, la pobreza en la que cayó su familia y sus días durmiendo en el gimnasio de un amigo, sin el que habría quedado en la calle.

Fue allí donde fue descubierto por casualidad, cuando cantaba mientras pagaba el alojo con labores de mantenimiento y limpieza.

Mientras que afirma que su mamá es su corazón, su papá es su alegría. "Él siempre decía que había que estar siempre contento, alegre, pase lo que pase y es lo que llevo dentro de mí", afirmó.

"Mis canciones casi siempre hablan de amor y yo siempre trato de ofrecer una sonrisa en todo momento, hasta en estos tan difíciles que estamos viviendo con la pandemia", manifestó.

Tiene además mucho que ver, como dijo, con su rechazo a interpretar letras que hablen de joyas, autos caros o incluso temas del nacotráfico-

"Uno tiene muchas bendiciones y debe ser un modelo y siempre me cuido de dar mensajes positivos", subrayó.

SIN MIEDO

A mediados de 2017, cuando los exponentes del regional mexicano apenas coqueteaban con interpretar su música con instrumentos que no fuesen los tradicionales, Coronel sorprendió a la industria y al público al ser el primer artista del género en hacer una fusión con reguetón.

"En esa época Farruko y yo teníamos una muy buena relación y decidimos hacer 'Me voy de rumba'. Todavía en el regional mexicano nos decían que no había que salirse de la línea de toda la vida y me aseguraron muchas veces que me iba a ir mal, que eso no se podía hacer", recordó.

Lo hizo y le fue bien. El tema pasó varias semanas en la lista de las 10 canciones en español más populares de la cartelera Billboard y desde entonces ha experimentado con bachata y otros géneros urbanos.

"Mi familia y yo ya pasamos por lo peor. Estas cosas no me dan miedo", indicó.

Por eso y porque cree que llegó el momento, también se está lanzando como empresario y prepara una línea de ropa deportiva que sacará a finales de año y que se puede identificar con el logotipo de una palmera, que incluyó en honor a su padre, quien trabajó manteniéndolas en las casas adineradas de Tucson.

Publicidad