Tras ser atacado en su propia casa ubicada en San Antonio, junto a familiares y vecinos, por una banda de cuatro delincuentes que llegaron en un taxi a golpearlos y robarles, un menor de 15 años decidió hacer justicia.