El presidente, Ricardo Martinelli, dejó el protocolo a un lado durante el festival de la juventud. Al ritmo del reggaetón el mandatario tiró unos pasos.