Un asalto cometido con arma de juguete constituye un grave delito pues, pues aún cuando no es utilizada un arma de fuego real, el elemento de amenaza está presente. En los últimos días, la participación de menores en asaltos con armas de juguete ha aumentado.