Un niño de 7 años fue trasladado por la Policía de la Niñez y de la Adolescencia a una Policlínica de Arraiján, desde su residencia en Bique, tras víctima de su padrastro, quien le quemó las manos en una estufa porque el pequeño no quería estudiar.