"Cutarra y sancocho", calzado tradicional y plato típico de Panamá. Foto/TR

José I. Huertas F.

Muchos panameños siempre han pensado que el famoso “arroz con pollo” es el plato representativo de Panamá, pero esto podría cambiar debido a un Anteproyecto de Ley N°098 que fue presentado el 8 de septiembre de 2014 por el Diputado Suplente, Diego Lombana Franceschi, ante la Comisión de Educación, Cultura y Deportes de la Asamblea Nacional (AN).

El mencionado anteproyecto busca la designación de la “cutarra” como calzado tradicional y al “sancocho” como plato típico de nuestro país.

Publicidad

La iniciativa surge, según el proponente, porque es deber del Estado panameño exaltar los valores tradicionales que forman parte del acervo cultural de la nacionalidad.

También propone que el Estado fomente la protección, promoción y salvaguarda de la técnica de elaboración de la "cutarra" y el "sancocho", y ejecutar las medidas necesarias para preservar la materia prima de la naturaleza que se utilizan para su preparación.

Un poco de historia

El nombre del calzado proviene de una tribu indígena llamada Antataura que habitó en la región de Parita antes de la llegada de los colonizadores españoles; cuando estos llegaron, se introdujo el ganado y se aprovechó el cuero para la confección del mismo y los nativos le pusieron el nombre de “cutarra”.

La primera se hizo a base de cuero crudo y con el pasar de los años han cambiado su estética gracias al uso de fijadores, sostén de lujo, entre otros. Este es el calzado del hombre campesino que labra la tierra y es un zapato ligero y fresco, elaborado con cuero de res; está a la venta en diversos puntos de todas las provincias.

El sancocho forma parte de la gastronomía panameña, la cual consiste en una sopa que solo lleva ñame, pollo y se condimenta con cebolla, ajo, sal, pimienta, culantro y orégano. Su principal acompañamiento que nunca puede fallar es el arroz blanco.

Cabe destacar que en el 2003, año del Centenario de la República de Panamá, se cocinó el sancocho más grande, el cual ingresó al libro de los Récords Guinness como la sopa más gigante de pollo y ñame, con más de 2,562 galones en una olla de 1,470 libras.

Publicidad