RI

Cerca de las 10:00 p.m. de este martes terminó la operación en la que el niño Asbel Araúz recibió un nuevo corazón, y con él una nueva oportunidad de vida.

La cirugía duró más de siete horas, y fue realizada por personal especializado del Shands Hospital en Gainesville, Florida, Estados Unidos. Minutos antes, Asbel y sus padres oraron.

Publicidad

Una vez le retiraron el corazón enfermo, se procedió a realizar el trasplante. No hubo complicaciones, y su nuevo motor de vida latió fuertemente. Los equipos fueron retirados y cerraron la herida.

Asbel se encuentra estable, sin embargo las próximas 72 horas son cruciales para conocer su evolución y descartar complicaciones postoperatorias.

Conseguir un nuevo corazón para Asbel era crucial, toda vez que padecía de una extraña enfermedad llamada cardiomiopatía restrictiva. Para ello se necesitaba más de un millón de dólares para costear los gastos de viaje, estadía y atención médica en Estados Unidos. Yorlenis y Abel, padres de Asbel, acudieron a los medios de comunicación de Panamá para dar a conocer su caso, y gracias a la solidaridad de miles de panameños se logró obtener la mayor parte de este dinero.

Publicidad