Por muchos años el sistema de distribución de agua potable en Panamá, ha sido un dolor de cabeza; mientras en unas comunidades se desperdicia, en otras, no se ha visto salir el agua por años.