La CSS esperá la habilitación desalas en la Ciudad de la Salud que permitan la atención de pacientes afectados por el COVID-19

Odalis Núñez

El director de la Caja de Seguro Social (CSS), Enrique Lau Cortés  reiteró este miércoles que esa institución se mantiene firme y en rechazo de las pretensiones de la constructora española FCC, dentro del proceso de resolución administrativa del contrato de construcción de la Ciudad de la Salud.

Mediante su cuenta de Twitter, el Dr. Lau Cortés publicó dos vídeos explicando la situación actual con FCC, donde su equipo legal se ha encontrado con una demanda ante el tribunal de arbitraje internacional que exige el pago de 125 millones de balboas de Panamá hacia la empresa constructora, lo que calificó de “un hecho inaceptable”. 

Publicidad

“Frente a ello,...nosotros vamos a mantenernos en la defensa de nuestra dignidad y de los mejores intereses nacionales, siempre apegados a los que establece la Ley, con el propósito que el pueblo panameño logre tener en primera instancia habilitada estas áreas hospitalarias para manejo de pacientes críticamente enfermos por COVID-19”, dijo el director de la CSS.

Posteriormente, continuarán con la “lucha en pro del rescate de esas instalaciones que en este momento hemos podido constatar que se encuentran en el total abandono”.

A juicio de Lau, la demanda de FCC es para “bloquear la capacidad de nuestro país, de ejercer su derecho de que la fianza cubra los incumplientos que ella ha cometido en el ejercicio de sus funciones de construcción”.

El pasado 3 de septiembre, Lau dio instrucciones al equipo legal para que inicie un proceso de resolución administrativa del contrato de construcción de la Ciudad de la Salud.

Cabe señalar que frente a la crisis de pandemia, el 4 de agosto la CSS en ejercicio de lo establecido en el contra le pide a la empresa que le informe y cotice el costo que tendrían las adecuaciones para la atención de pacientes con COVID-19 en la Ciudad de la Salud, sin embargo, el contratista respondió que quería un contrato distinto, lo cual fue rechazado debido a que el contrato original establece que la CSS podía solicitar modificaciones a la obra, tras lo cual el 25 de agosto la empresa le envió una carta donde le pide la disolución del contrato de la construcción de este proyecto y con eso dar por terminado sus compromisos con la CSS, aduciendo causas de fuerza mayor.

Publicidad