El chef Carlos Alba acudió a la Defensoría del Pueblo para colocar una queja por abuso policial

Teiga Castrellón

El che panameño, Carlos Alba se reunió este lunes con el Defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, luego de ser retenido y supuestamente agredido por unidades policiales tras negarse a hacerse la prueba de alcoholemia o "guarómetro" por considerarlo insalubre en medio de la pandemia por COVID-19.

Alba conversó con el defensor sobre los hechos y a su vez puso una queja por presunto abuso policial, luego del incidente suscitado el pasado sábado en la noche en el sector de Juan Díaz.

Publicidad

Según había relatado previamente el chef, al salir de su trabajo se encuentra un retén y tras expresar su parecer sobre el manejo inadecuado del alcoholímetro, los oficiales le pidieron que se bajara del auto, y al negarse a ser esposado, le propinaron golpes, mientras lo filmaban con un celular.

"Me piden bajarme del carro... al querer esposarme y yo negarme los oficiales Mendoza y García proceden a golpearme en el suelo e intentaron ahorcarme con una macana", indicó Alba, quien destacó no haber irrespetado a ningún oficial.

Ante este hecho Leblanc, ya había manifestado su postura al señalar que "los derechos de los ciudadanos no son discrecionales sino de obligatorio cumplimiento y respeto" y agregó que hay otros métodos para corroborar si una persona está o no apta para conducir en lugar de hacer uso de la fuerza.

La versión de la Policía del Tránsito fue expresada por el Director Nacional de Operaciones de Tránsito, comisionado Simón Henríquez, quien explicó que parte del protocolo que realizan las unidades al hacer las preubas de alcoholemia es el de cambiar las boquillas de los aparatos antes de aplicar cada prueba y añadió que continuarán realizando las pruebas ante el aumento de casos de conductores en estado etílico en las calles.

Publicidad