El Defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, y al director del Senafront, Oriel Ortega, se trasladaron al albergue

Nimay González

El director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Oriel Ortega, y el defensor del Pueblo,  Eduardo Leblanc, se trasladaron hasta el albergue ubicado en Lajas Blancas, provincia de Darién, luego de que se registrara una situación con un migrante.

Publicidad

A través de las redes sociales circuló un vídeo en el que se denunciaba que unidades del Senafront supuestamente mantenían a un migrante tendido sobre el suelo amarrado de pies y manos, frente a lo cual la entidad detalla que se trató de una situación de violencia que ocurrió el pasado 13 de enero, cuando al parecer hubo amenazas contra la vida de una persona por lo cual algunas unidades intervinieron, a fin de evitar un que se registrará un hecho de sangre o con peores consecuencias.

Durante su visita al albergue el director del Senafront y el defensor del Pueblo, verificaron el hecho registrado, logrando constatar por testimonio de quienes estuvieron presentes, que el presunto agresor fue amarrado por los propios migrantes.

"Me conforta mucho como panameño, más que como defensor del Pueblo, que al ver las manos y los pies de ese joven no tenía marcas y eso me conforta mucho porque yo estaba muy preocupado de que el Servicio Nacional de Fronteras habría cometido un hecho más allá de su reglamento, también me dejó tranquilo que el propio agresor dijo que los amigos del agredido fueron los que lo agarraron y lo amarraron de pies y brazos, eso me da tranquilidad de que ustedes están en cumplimiento del deber", indicó el Defensor del Pueblo.

Además, Leblanc dio a conocer que procederá a informar sobre esta situación a los organismo internacionales.

"Por parte de la Defensoría del Pueblo nosotros vamos a reportar esto a las instancias internacionales de que hubo un caso de agresión entre dos migrantes, la misma comunidad redujo a la persona e intervino la Policía tal cual como ellos nos han dicho, el agredido como el agresor nos lo han dicho y los testigos", añadió.

El Senafront había indicado más temprano en un comunicado que los migrantes que están de paso por Panamá reciben atención digna, servicios médicos y sanitarios, albergues y alimentación, sin embargo, “se han dado situaciones de violencia entre los mismos migrantes, y contra miembros de la comunidad en la que se encuentran los albergues, que han tenido que ser controladas”.

Publicidad