Panamá Nacionales -  24 de septiembre 2021 - 09:07hs

Defensor del Pueblo: Panamá tiene una capacidad instalada que no permite más de 650 migrantes diarios

"Nosotros hemos procurado que Colombia haga lo propio y envíe o acepte que pase esa cantidad de personas de 650", indicó el defensor del Pueblo de Panamá.

Nimay González
Por Nimay González

El defensor del Pueblo de Panamá, Eduardo Leblanc, explicó este viernes que la capacidad instalada con la que cuenta el país actualmente no permite el ingreso diario de una mayor cantidad de migrantes a la que ya se había establecido previamente con Colombia como parte del acuerdo de flujo migratorio.

“Panamá tiene una capacidad instalada que no permite más de 650 o números mucho más elevados... nosotros hemos procurado que Colombia haga lo propio y envíe o acepte que pase esa cantidad de personas de 650 pero iba a ser reducida a 500 personas por cinco días a la semana”, detalló Leblanc.

Leblanc señala acciones de Panamá ante crisis migratoria en frontera con Colombia

Señaló que si bien es cierto, algunas veces ingresa un número mayor de migrantes por otras rutas distintas las establecidas, esto resulta un poco riesgoso para la población de Bajo Chiquito, la cual está ubicada en medio de la selva, no tiene una infraestructura adecuada y el tema del transporte en canoas y en buses se vuelve muy complicado.

“La decisión del gobierno central ha sido esa junto con Colombia, 650 y 500 pero recuerden que nuestra frontera es muy porosa, ellos no están detenidos por lo cual independientemente de eso ellos pueden abandonar el territorio colombiano y por eso están entrando en otras rutas que no son dentro del flujo que han determinado los países para un mayor control y seguridad migratoria para ellos”, señaló el defensor del Pueblo.

Agregó que hasta este jueves se habían contabilizado 2,852 migrantes en la República de Panamá contados entre Darién y Chiriquí.

Por otro lado, ayer se dio a conocer que cerca de 19,000 personas, la mayoría de nacionalidad haitiana, se encuentran varadas en la frontera de Colombia con Panamá, esperando para cruzar la selva del Darién.