Panamá Nacionales -  16 de septiembre 2021 - 09:43hs

Halman: Tribunal de Cuentas no utilizó pruebas presentadas por la AIG en caso Mizrachi

El Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá declaró la nulidad absoluta y el archivo del sumario contra Mayer Mizrachi.

Linda Batista
Por Linda Batista

Luego que el creador de la empresa Criptext, Mayer Mizrachi, acusó directamente a Irvin Halman, exdirector de la Autoridad de Innovación Gubernamental ( AIG) y a otras personas, de persecución política por el caso de una contratación para el uso de un software de seguridad, que lo dejó en prisión, Halman se pronunció y rechazó que las declaraciones de Mizrachi sean ciertas.

Pese a que el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá declaró la nulidad absoluta y el archivo del sumario que se le seguía a Mizrachi por la supuesta comisión de peculado, Halman asegura que sí hubo delito, y que este fallo se dio a favor de Mizrachi, únicamente, porque “en este proceso muy inusual donde la AIG no participó”, el Tribunal de Cuentas no consideró las pruebas presentadas por la entidad.

Según explicó Halman, en este caso cinco imputados fueron llamados a juicio y no solo una persona. “Las cláusulas del contrato requerían que el contratista integrara la herramienta a la Policía Nacional, al Ministerio de Seguridad, al Ministerio de la Presidencia, y al Ministerio Público, con la creación de 100 usuarios para garantizar la seguridad y privacidad de los funcionarios de estos estamentos”, sin embargo, según Halman, la gestión de cobro presentada por el contratista indicaba que se habían creado 100 usuarios, pero todos de la AIG, y no de los estamentos de seguridad.

Irving Hallman niega afirmaciones de Mizrachi sobre caso de software de seguridad

“Hubo un incumplimiento contractual y una posible lesión patrimonial. Al proveedor le correspondía cumplir con lo dispuesto para la creación de usuarios. Para esta compra no hubo una licitación pública, se contactó directamente con la empresa por cuestiones de seguridad. El Estado puede contratar de forma directa en casos excepcionales, y la seguridad ciudadana lo era”, precisó el exfuncionario.

Agregó que no se les había instalado la herramienta para la cual se había efectuado la excepción de la contratación directa, y no había fundamento jurídico para reclamar la fianza porque el producto había sido aceptado a satisfacción del director anterior, y esto había producido la imposibilidad de hacerlo.

“El hecho de que una fianza esté vigente como se alega no supone que pueda cobrarse si el servicio fue aceptado a satisfacción, aunque aceptado incorrectamente porque no cumplió”, señaló Halman.

Por su parte, Mizrachi afirmó que el proceso que se le llevaba, era personal dado que “Halman había contratado una firma de abogados para convertirse en querellante”.

A esta afirmación, Halman respondió que “los funcionarios públicos, conforme la Constitución, sólo pueden hacer lo que la ley le permite, y que el deber de todo funcionario en el ejercicio de sus funciones, es denunciar lo que está mal ante las autoridades competentes”.

“Este caso aún no está cerrado en firme. Hay un recurso en la Corte ante la actuación del Tribunal de Cuentas”, indicó Halman.

El creador de Criptext indicó que su caso es producto de una rencilla por su vinculación con Ricardo Martinelli a través de su papá. Agregó que como el exdirector puso la denuncia de manera directa, él interpondrá una contrademanda. Sin embargo, descartó realizar una demanda contra el Estado, pues aseguró que eso no le devolverá los seis años de esta contienda judicial.

En esta nota: