Panamá Nacionales -  8 de junio 2021 - 08:22hs

"Vamos a interponer una denuncia hoy en la Fiscalía", aseguró Israel Cedeño sobre vacunación clandestina

El director de la Región Metropolitana de Salud aseguró que se está investigando la vacunación clandestina de Coco del Mar.

Teiga Castrellón
Por Teiga Castrellón

El director de la Región Metropolitana de Salud, Israel Cedeño se pronunció en el programa Cuarto Poder y aseguró que se está investigando la vacunación clandestina contra el COVID-19 de Coco del Mar; además detalló que este martes interpondrán una denuncia en la Fiscalía para develar lo que sucedió en esta inmunización privada.

El doctor Cedeño señaló que se puede tratar de un hurto o una malversación de viales que se hayan utilizado o que estén llenos.

Cedeño acotó que ellos hacen un conteo exhaustivo de los viales vacíos una vez se colocan las seis dosis y éstas se guardan en el Programa Ampliado de Inmunización (PAI), donde reposan bajo la custodia del estamento de seguridad.

El doctor señaló que se está investigando a la persona dueña del edificio, si alguien le alquiló el local y la participación de la empresa Vidatech en esta situación.

Cedeño acotó que en estos momentos ninguna empresa privada puede importar vacunas contra el COVID-19 hacia el país e indicó que las dosis son manejadas exclusivamente por las autoridades de salud y su colocación es gratuita.

Cabe destacar que esta investigación se genera luego de que la periodista Flor Mizrachi acudiera hasta el lugar donde se efectuaba la inmunización tras recibir una información sobre esta vacunación ilegal. Según relata, a su llegada, a las 11:30 a.m., habló con el conserje del edificio, “en el que no es la primera vez que se realiza una jornada como esta”, quien llamó a la persona encargada de la vacunación y le indicó que “en menos de una hora llegaría la persona que vacunaba”.

Posteriormente la periodista hizo la denuncia.

Israel Cedeño señaló que anteriormente han recibido rumores de vacunaciones clandestinas practicadas por doctores, pero sin denuncias ni pruebas contundentes, esta es la primera investigación que realizan sobre vacunaciones ilegales contra COVID-19.