Raúl López Aranda

Hace más de una década una fundación regala alegría y esperanza a los niños y niñas de un distrito herrerano. Es un trabajo solidario que tiene su génesis en la fe y en el deseo de compartir.