Raúl López Aranda

Lejos de la ciudad, hombres y mujeres humildes siembran y cosechan los productos que llegan a nuestra mesa. Es un trabajo que ya tiene 30 años y que no se detiene.