Raúl López Aranda

En los territorios originarios hay alarma. Una enfermedad que puede ser mortal avanza sin pausas como el VIH, los jóvenes son los más afectados.