París Salud -  5 de mayo 2021 - 10:32hs

Descubren que la pérdida de olor en pacientes con COVID-19 se debe a una inflamación

El estudio encontró "una infección de neuronas sensoriales" entre los pacientes con COVID-19 y el aumento de células inmunitarias en el órgano sensorial.

La pérdida de olor en casos de pacientes infectados por COVID-19 no se debe "a un edema en el nivel de la hendidura olfativa", como se creía hasta ahora, y sí a una infección de las neuronas sensoriales que "provocan una inflamación persistente" del sistema nervioso olfativo, según un estudio divulgado este miércoles por el Instituto Pasteur.

Esta investigación, en la que colaboran también los centros franceses CNRS, Inserm y la Universidad de París, refuta así una de las hipótesis hasta ahora aceptadas sobre la pérdida del olfato en pacientes COVID-19 positivo, basada en "un edema transitorio al nivel de la hendidura olfativa que impide el paso del aire que lleva las moléculas del olor a las células nerviosas olfativas" (provocando la típica congestión nasal).

Sin embargo, el estudio encontró "una infección de neuronas sensoriales" entre los pacientes con COVID-19 y el aumento de células inmunitarias en el órgano sensorial.

Todo ello puede constituir "una inflamación persistente del epitelio olfativo y del sistema nervioso olfativo" que conduce a la pérdida temporal del olfato.

"Hemos constatado que las neuronas sensoriales resultan infectadas por el SARS-CoV-2, así como el nervio olfativo y los centros nerviosos olfativos en el cerebro", explica el investigador Pierre-Marie Lledo, coautor del estudio publicado en la revista Science Translational Medicine.

https://twitter.com/ScienceTM/status/1389301268267642887

Este estudio ha descubierto también "de manera inesperada" que las pruebas clásicas nasofaríngeas PCR entre los pacientes sin olfato pueden fallar en la detección del virus, porque el patógeno puede "persistir al fondo de las cavidades nasales"

Por este motivo, "un cepillado nasal (otra técnica de recogida de muestras) puede considerarse para completar el frotado nasofaríngeo del test PCR en los pacientes que presentan una pérdida de olor".

Por último, el estudio alerta de que "la infección de las neuronas olfativas puede constituir una puerta de entrada al cerebro".

Así, sugiere realizar nuevas investigaciones para saber "por qué ciertos pacientes (COVID-19) desarrollan manifestaciones clínicas de orden psicológico, como ansiedad o depresión, o neurológicos, como susceptibilidad de desarrollar una enfermedad neurodegenerativa".

FUENTE: EFE

En esta nota: