EP 8: Edy "El noble" se despide de la cocina de Top Chef Panamá

Redacción

¡Oye, mi cuerpo pide salsa! Y salsas era el gran reto del quickfire de este octavo episodio de Top Chef. Nos trasladamos al Caribe, donde Colón esperaba a los chefs, para hacer una salsa fría y una caliente, en búsqueda de ganarse el siempre anhelado primer reto.

Sin embargo, en este quickfire, ya no había inmunidad... Y peor aun, aquel chef que hiciera el peor plato, iría directo al reto de eliminación.

Publicidad

Luego de esta difícil sentencia... Las mejores salsas las obtuvieron Andrea y Pascual, resultando el chef de Praia el gran ganador del Quickfire. Pero las ansias estaban en conocer en quién había hecho las salsas que no convencieron a los jueces... Y ese chef era Hiram.

Nuestro peláo, como todo un Spiderman de la cocina, se lo tomó relajado, a espera de a quién tendría que enfrentarse en el reto de eliminación.

Publicidad

Del Caribe de vuelta a la cocina de Top Chef... Allí, los chefs estaban a punto de toparse con un conmovedor reto: replicar las recetas de las abuelas de los jueces.

Por si fuera poco, a la mesa del jurado, se sumó el gran chef Francisco Castro. Para colmo, los chefs tuvieron que enfrentarse a duelos: Andrea vs. Pascual (los mejores del quickfire anterior), Lonshox vs. Edy (el chef a quien más respeta el irreverente Alonso), y Alexander vs. Israel (los dos criados por sus abuelos).

Una receta de papas y mariscos convirtió en ganador a Lonshox, en el duelo frente a Edy, quien no logró satisfacer del todo al chef Pedro; un tamal de olla, receta de la abuela del chef Francisco, llevó al triunfo a Andrea, quien obtuvo su revancha contra Pascual luego del quickfire de salsas; y finalmente el arroz con pollo de Israel superó al de Alexander, una receta muy querida por la abuela de Charlie.

Aquella noche, los chefs fueron invitados a una cena gracias a Ron Abuelo... Una cena que, por supuesto, levantó sospechas entre los chefs, quienes de inmediato pensaron que se trataba de algún reto. Y cuando el río suena, es porque piedras trae, y tal como sospechaban, Pascual, Edy, Alexander e Hiram debían inspirarse en esta cena para realizar sus platos en el reto de eliminación.

Tres experimentados y un novato muy ingenioso se enfrentaron en una última oportunidad, resultando increíblemente ganador, Hiram, cuya experiencia en maridaje lo ayudó a obtener deliciosos platos. La decisión final estaba entre tres grandes, de los cuales Edy, siguiendo fiel sus creencias de evitar tomar y de realizar un difícil soufflé en este reto, falló en su decisión.

Gran lección nos deja el siempre noble Edy... Quien alguna vez su corazón, debilitado por el ritmo de la vida, se dejó llevar por el alcohol. No obstante, ahora, este gran chef ha decidido hacer un cambio de vida que va más allá de una competencia.

Todavía le queda la revancha, en la cual tendrá un mano a mano con Raúl, un fuerte oponente, al que conoce desde sus inicios... ¿Quién crees que gane esta batalla?

Publicidad

Publicidad