AFP

Con sus cúpulas y minaretes, Opa-locka nació para ser un oasis árabe en pleno sur de Florida, pero terminó siendo un foco de violencia y tráfico de drogas. Ahora una ONG espera devolver al lugar su antiguo esplendor.