Raquel Bellini

En casi todas las fechas de celebración o vacaciones, se lleva a los hijos a las mismas actividades y/o lugares. Pasear en el mall, almorzar en un restaurante y visitar a los familiares distantes. Pero, ¿Qué te parecería llevarlos a un lugar diferente, exótico y económico?

El próximo Día del Niño, mi consejo es que lleves a tus pequeños a conocer Isla Cañas, localizada al sur de la península de Azuero en el distrito de Tonosí. Ubicada a cerca de 5 horas de la Ciudad de Panamá y a 6 minutos de Pedasí (en carro), la isla ofrece 14 km de bellas y hermosas playas, un importante ecosistema de manglares y muchas opciones de diversión en familia.

Publicidad

El principal atractivo de la isla es, sin lugar a dudas, el desove de las tortugas. Sí. Tal cual como lo están leyendo. Además de bellas paisajes, este sitio ofrece a los visitantes la oportunidad de ver en vivo el desove de cinco especies de tortugas marinas.

Hace algunos días participé de esta aventura con un grupo de amigos y quedé maravillada con la experiencia.

El tour empieza en barco. Los visitantes toman el bote en la ciudad de Pedasí y llegan a la Isla Cañas en pocos minutos.

Al llegar a la isla, montamos en carretas y vamos en dirección a la playa. Mi tour fue nocturno y Daniel Pérez, guía turístico de Isla Cañas Tours, fue quien nos dirigió hasta el lugar del desove y nos explicó todo acerca de la puesta de huevos de estos preciosos animales. El paseo es desarrollado en la playa totalmente oscura y el uso de luces "flash" o cámaras es prohibido en las áreas de desove porque pueden asustar a las tortugas que tienen los ojos súper sensibles.

La temporada de desove empieza en junio y puede ir hasta noviembre y, es una súper oportunidad para concientizar a los turistas sobre la importancia de la preservación de estas especies.

Según Daniel, cada tortuga puede poner de 85 a 95 huevos en una solo noche. Para la perfecta conservación de las tortugas, los vigías a cargo recogen los huevos dejados en la playa y los llevan a una zona protegida que les puede garantizar mayor supervivencia.

"Estos huevos son sembrados en un sitio y reciben una placa con informaciones sobre la especie de la tortuga, fecha del desove y posible fecha de nacimiento de las tortugas", explica.

Los huevos son almacenados en un vivero ubicado en el Centro de Visitantes PachaMama (Madre Tierra). En este sitio hay una cerca con alambre y una malla que protege las tortuguitas de los predadores. Después del nacimiento, las tortugas son llevadas nuevamente a la playa para que regresen al mar.

Por lo general, estas tortugas llegan en la noche, razón por la cual los vigías a cargo marcan el sitio de desove, para poder recoger los huevos y llevarlos a los viveros de protección.

Gracias a estos viveros, al apoyo de la comunidad de Tonosi y al personal del Ministerio de Ambiente (MIAMBIENTE) diversas especies de tortugas están siendo preservadas en este importante sitio turístico.

En el Centro PachaMama, los turistas y visitantes también pueden disfrutar de diversos paseos y actividades relacionadas con el ecoturismo, como paseos a caballo y deportes acuáticos.

Publicidad