La isla de Porto Santo, un paraíso que aspira a liberarse de la energía fósil

EFE

La pequeña isla de Porto Santo, en el archipiélago luso de Madeira, se prepara para posicionarse como un destino totalmente "verde", "inteligente" y "sin ninguna dependencia de la energía fósil".

Son los objetivos del proyecto "Smart fossil free island" lanzado por el Gobierno autónomo que, según avanzó el secretario regional de Economía, Turismo y Cultura Eduardo Jesús, "va a resultar en la afirmación de una isla diferente".

Publicidad

En una entrevista a EFE, Jesús explicó que ya se han puesto en marcha algunas acciones para avanzar en esa dirección hasta convertir a la también conocida como "Isla dorada" en un territorio, cien por cien, verde y sostenible.

Como ejemplo, el responsable regional citó la creación de un "parque" o almacén que permitirá acumular la energía producida por las fuentes renovables, o la puesta en marcha de una "red inteligente" de distribución energética, con contadores inteligentes en las viviendas.

De esa forma, los habitantes de la isla podrán controlar su consumo, y convertirse en productores energéticos, llegando incluso a poder combinar o traspasar la energía que produzcan en casa al coche o al contrario.

Porto Santo, situada a unos 50 kilómetros al nordeste de Madeira, es una isla muy pequeña, de poco más de 40 kilómetros cuadrados, con apenas 5.000 habitantes, 3.000 vehículos y 19 taxis.

Todo esto la convierte en "el universo ideal" para lanzar un laboratorio de este tipo, con una dimensión muy amplia que incluye novedades también en el ámbito de la movilidad, la cosmética o la agricultura biológica.

Además de facilitar la vida de los isleños, el Gobierno madeirense persigue atraer a un turismo muy específico y de calidad a este territorio que cuenta con una playa de 9 kilómetros de extensión y de arena fina con propiedades terapéuticas.

Publicidad