Dejar atrás los viejos argumentos, mirar al futuro y trabajar en la integración, fue el mensaje central del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, durante su intervención en la primera sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas, que tiene lugar en la República de Panamá.