AFP

Un proyecto en Nueva York podría reducir los niveles de ruido que deterioran la calidad de vida de sus habitantes, aunque ellos ya se hayan acostumbrado.