Olivia Newton-John y John Travolta en Grease

Showbiz

Como cada año por estas fechas, muchas parejas se inspirarán en Danny Zuko y Sandy Olsson para sus disfraces de Halloween. Los atuendos que John Travolta en el papel de chico malo enamorado de la estudiante modelo del instituto y Olivia Newton John lucen en los últimos números musicales de la película forman parte ya de la historia del cine, al igual que las anécdotas acerca de lo mucho que sufrieron los responsables de vestuario para embutir a la actriz en sus ajustados pantalones negros.

Ahora la veterana intérprete ha decidido subastar quinientos artículos de su colección personal de memorabilia, entre los que se encuentran esos míticos pitillos que su personaje se enfundaba tras someterse a un cambio de imagen radical, para recaudar fondos que irán destinados al centro de bienestar e investigación del cáncer que lleva su nombre en Australia.

Publicidad

"Es cierto que tuvieron que terminar de coserlos cuando ya los tenía puestos, justo antes de empezar a rodar. La cremallera sigue rota, pero os aseguro que quedan fabulosos. Son una preciosidad", ha prometido a los interesados en hacerse con la icónica prenda durante una entrevista al portal Entertainment tonight.

En contra de lo que pudiera parecer, ella insiste en que esas mallas brillantes y el top con los hombros al aire que le pusieron para la escena final resultaban bastante cómodos para bailar y cantar.

"El único problema era que hacía muchísimo calor. Estábamos en plena ola de calor y tenía que quitarme la chaqueta de piel entre toma y toma porque era insoportable", ha afirmado.

Olivia también ha incluido en el lote la chaqueta de cuero rosa de las "Pink Ladies" o Damas Rosas personalizada con el nombre de su personaje que no llegó a lucir delante de las cámaras pero que sí le regalaron como recuerdo tras terminar el filme.

Publicidad