Después de nueve años el equipo de Chiriquí logró levantar nuevamente la copa que los acredita como campeones del Béisbol Mayor de Panamá, tras derrotar 7 carreras por 1 a la novena de Bocas del Toro en el séptimo partido de la serie final.