WASHINGTON Economía -  10 de marzo 2015 - 16:20hs

Disputas EEUU-China podrían afectar pacto Transpacífico

Diferencias en torno a cómo combatir una presunta manipulación de divisas por parte de China podrían afectar las posibilidades del tratado Transpacífico de libre comercio entre Estados Unidos y países de la cuenca del Pacífico, incluidos México, Chile y Perú.

El presidente Barack Obama y sus aliados enfrentan fuerte oposición de algunos sectores en relación con su proyecto de enviar un tratado al Congreso este año y el tema de la manipulación china de su divisa complica las cosas.

Para empezar, los aliados de Obama dicen que no está claro si China manipula efectivamente su divisa, manteniendo su valor artificialmente bajo para hacer más atractivas las exportaciones. E incluso si lo hiciese, añaden, las negociaciones sobre el tratado de libre comercio no son el sitio indicado para ventilar las diferencias.

China no figura entre los 12 eventuales firmantes del acuerdo conocido como Asociación Transpacífico y los impulsores del pacto dicen que nuevas presiones para combatir la manipulación de divisas podrían resultar contraproducentes, pues enfocarían la atención en ciertas políticas de la Reserva Federal.

La insistencia en cuestionar los manejos chinos de su divisa podría "hacer trizas la agenda del comercio libre", afirmó Tony Fratto, exvocero republicano de la Casa Blanca y exfuncionario de la Secretaría del Tesoro que ahora trabaja con organizaciones que promueven el comercio.

Una divisa baja puede impulsar las exportaciones de un país, haciendo que sus productos resulten más baratos. Varias organizaciones han acusado a China, sobre todo, de manipular su divisa a lo largo de los años.

Hay ahora quienes quieren incluir ese tema en el debate en torno al pacto Transpacífico, por más que China no sea parte de ese acuerdo.

Los expertos no se ponen de acuerdo en relación con los beneficios que podría sacar China de la manipulación de su divisa, suponiendo que haya alguno.

En mayo del año pasado, economistas del Instituto Peterson de Economía Internacional analizaron las últimas cifras del Banco Mundial y llegaron a la conclusión de que la divisa china ya no estaba devaluada. "Este cálculo puede tener una importancia potencialmente histórica", escribieron.

Jerry Jasinowski, economista y expresidente de la Asociación Nacional de Fabricantes, dice que Estados Unidos debió haberse opuesto más enérgicamente a las políticas de China sobre su divisa en el pasado, pero no ahora.

"Cualquiera sea la ventaja que puedan haber sacado China y otros de la manipulación de divisas, ya no existe", sostuvo en una columna en el Huffington Post. Los empleos en las fábricas están aumentando en Estados Unidos, dijo Jasinowski, "y las divisas extranjeras están perdiendo valor en relación con el dólar".

Si se toman medidas fuertes contra la divisa china ahora, "el remedio será peor que la enfermedad", vaticinó.

El debate en torno a las divisas cobrará fuerza en las próximas semanas, en que el Congreso analizará dos propuestas.

Una es el pedido de "fast track", como se denomina a la autoridad que se le confiere al presidente para tramitar un acuerdo de libre comercio más rápidamente, que el Congreso puede aprobar o rechazar, pero no modificar. Otra propuesta da al Congreso la facultad de delinear "objetivos a negociar" en las charlas.

Si el Congreso le da la autoridad para negociar acuerdos rápidos, Obama seguramente tratará de sacar adelante la Asociación Transpacífico entre Estados Unidos, Japón, México, Canadá, Chile, Perú, Vietnam, Australia, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Brunei.

Muchos sindicatos, legisladores liberales y agrupaciones defensoras del medio ambiente se oponen a ambas iniciativas y cuentan con el apoyo de organizaciones empresariales y líderes republicanos.

FUENTE: AP