EEUU: Familia de gobernador, la más beneficiada por subsidio

AP

Una empresa de la familia del multimillonario gobernador de Virginia Occidental fue la más beneficiada por un programa de subsidios pensado para ayudar a los agricultores afectados por la guerra comercial con China.

No hay indicios de que el gobernador republicano Jim Justice haya hecho nada ilegal. Pero al menos un analista dijo que esos pagos a la persona más rica del estado son inapropiados, dada su riqueza. Los subsidios, por otro lado, enfocaron nuevamente la atención en su emporio comercial y en posibles conflictos de interés.

Publicidad

Documentos revisados por la Associated Press indican que la granja Justice Farms de Carolina del Norte, que es propiedad de la familia del gobernador, recibió 125.000 dólares, el máximo permitido, y fue la más beneficiada por los subsidios a la soja en Virginia Occidental.

Justice es propietario de un complejo conglomerado con intereses en la agricultura y el carbón que enfrenta permanentemente demandas por cuentas impagas. La firma agrícola no es una excepción. Figura en una vieja demanda según la cual los negocios de Justice se transfieren bienes entre ellos para evitar pagar una deuda.

Publicidad

La empresa recibió 121.398 dólares en subsidios para la soja y 3.602 dólares para el maíz en Virginia Occidental, de acuerdo con documentos que la AP obtuvo al amparo de la Ley de Libertad de Información. Ambas cifras exceden el promedio de pagos del programa, que es de 6.438 dólares para la soya y 152 dólares para el maíz.

El gobierno de Donald Trump instauró los subsidios para ayudar a compensar las pérdidas causadas por las tarifas. Los pagos dependen de la producción. El programa no exige a las granjas que demuestren que sus operaciones fueron afectadas por la guerra comercial.

Lagunas legales permitieron que muchas operaciones grandes reciban más que el límite de 125.000 dólares permitido, según un análisis que hizo la AP de los pagos.

“Hay que subsidiar a la gente que lo necesita. No tiene mucho sentido que los contribuyentes paguen miles de millones de dólares a agricultores ricos que no necesitan los subsidios”, dijo Anne Weir Schechinger, analista del Environmental Working Group, que monitorea los programas federales de subsidios al campo.

No había información disponible acerca del impacto que tuvo la guerra comercial en las granjas de los Justice. Las autoridades del condado de Greenbrier, donde se encuentran las granjas subsidiadas, desistieron de dar la información a la AP, lo mismo que la oficina local del Departamento de Agricultura.

Un vocero oficial del Justice dijo que cualquier consulta la respondería un representante de las empresas del gobernador, el cual emitió un comunicado diciendo que decenas de miles de granjas y ranchos con productos “directamente afectados” por las tarifas a China habían recibido dinero en el marco del programa de subsidios.

"Justice Farms de Carolina del Norte fue una de más de 3.000 granjas tan solo en ese estado, y casi 40.000 granjas y negocios a nivel nacional, que recibieron aportes de este programa. Es absurdo que se use este importante programa para lanzar ataques políticos cínicos”, dijo Brian Walsh, portavoz de las empresas de Justice.

Walsh no detalló las pérdidas sufridas por las granjas de los Justice.

Archivos oficiales indican que la empresa tiene tres granjas y un edificio residencial no muy lejos de The Greengrier, un lujoso resort propiedad del gobernador.

Belinda Biafore, presidenta del Partido Demócrata de Virginia Occidental, emitió un comunicado el jueves en el que critica a Justice por haber recibido los subsidios.

Dijo que la guerra comercial está afectando a muchos agricultores que “necesitan desesperadamente los subsidios para alimentar a sus familias, pero el gobernador Jim Justice no los necesita”.

Documentos oficiales de Carolina del Norte, donde está registrada la empresa del gobernador, revelan una sorprendente serie de transferencias de bienes entre una propiedad del gobernador, la James C. Justice Companies, y Justice Farms de Carolina del Norte, sin que haya habido pagos importantes. Varias empresas demandaron a las firmas de Justice, acusándolas de esconder su valor para evitar pagar deudas. Exigen compensaciones por casi 17 millones de dólares.

Justice tiene un patrimonio que se calcula en 1.500 millones de dólares. En su más reciente declaración de rentas lista más de 100 intereses comerciales. Cuando fue elegido gobernador, dijo que quería colocar todos sus negocios en un “blind trust”, o fideicomiso ciego, una herramienta por la cual una persona deja en manos de un tercero el manejo de sus fondos. Al ser ciego, no puede tener información sobre las inversiones que se hacen con su patrimonio.

Justice, sin embargo, no ha dado ese paso, lo que le ha generado fuertes críticas.

El gobernador afirma que ese es un proceso lento y que, de todos modos, sus hijos controlan las empresas de la familia, no él.

Publicidad

Publicidad