Larry Kudlow, asesor de Donald Trump, detalló parte del avance de las negociaciones

AFP

Las negociaciones sobre el acuerdo parcial de comercio con China anunciado por Donald Trump han "hecho enormes progresos, pero aún no se han completado", dijo el viernes Larry Kudlow, principal asesor económico del presidente de Estados Unidos.

Este acuerdo parcial conocido como "fase 1", con esquemas vagos por la parte estadounidense, fue anunciado con fanfarrias por Trump el 11 de octubre en presencia del principal negociador.

Publicidad

El jueves, un portavoz del ministerio de Comercio chino también dijo que las "consultas están avanzando".

Trump ha indicado una y otra vez que quiere firmar rápidamente un acuerdo con su homólogo chino Xi Jinping.

Publicidad

El mandatario esperaba poder rubricar un documento final al margen de la cumbre del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC) que se celebraría a mediados de noviembre en Chile. Pero las tensiones sociales en el país sudamericano obligaron a las autoridades a cancelar la reunión.

El jueves se indico que la nueva sede se anunciará en breve y que se referiría al "60% del acuerdo total".

El tono positivo de Kudlow sigue a un amargo intercambio entre Washington y Pekín a principios de esta semana.

China denunció un "ataque malintencionado" del jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo, que había acusado al Partido Comunista Chino (PCCh), en el poder desde 1949, de ser abiertamente hostil a Estados Unidos y a "nuestros valores".

El acuerdo de la "fase 1" incluye -según los escasos detalles revelados por el presidente estadounidense- compras de productos agrícolas por valor de entre 40.000 y 50.000 millones de dólares al año.

Esto es aproximadamente dos veces y media el pico de las compras anuales de China.

A cambio, China obtuvo que Estados Unidos renunciara al aumento del 25 al 30% en los aranceles sobre 250.000 millones de dólares de las importaciones chinas a Estados Unidos, que debía entrar en vigor el 15 de octubre.

El acuerdo alcanzado el 11 de octubre también incluye elementos sobre propiedad intelectual -un derecho que a menudo se viola en China-, una mayor apertura del sector de servicios financieros chinos y una sección sobre tipos de cambio.

Publicidad

Publicidad