Productores de café

EFE

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) informó este jueves que apoyará un proyecto de Panamá para impulsar el desarrollo de las actividades de pequeños productores e indígenas.

El IICA, con sede en Costa Rica, explicó que invertirá un millón de dólares en la iniciativa que beneficiará a 10 asociaciones de productores de cacao, café, banano, arroz, plátano, hortalizas y plantas ornamentales, en las regiones de Chiriquí, Bocas del Toro y las comunidades de la Comarca Ngäbe Buglé.

Publicidad

El objetivo es transformar las capacidades productivas y organizativas, así como optimizar la comercialización de los productos por medio del proyecto que coordina el IICA y que se enmarca en el Plan Maestro del Agro de la Región Occidental impulsado por el Ministerio de Desarrollo Agropecuario de Panamá y el Centro de la Competitividad de la Región Occidental.

“Los productores han decidido transformar su realidad y producir más, con mayor calidad, valor agregado y menos recursos para elevar los rendimientos productivos, estableciendo encadenamientos importantes con los que puedan percibir mayores ingresos”, indicó en un comunicado el representante del IICA en Panamá, Gerardo Escudero.

Publicidad

El IICA facilitará el proceso de asociaciones entre productores, la formación de productores como empresarios con metodologías de escalamiento, y lo concerniente a sanidad agropecuaria e inocuidad de alimentos, e inversiones en infraestructura productiva, detalló Escudero.

Esta iniciativa pretende afinar el procedimiento que se utilizará el próximo año en la implementación plena del Plan Maestro del Agro de la Región Occidental con el que el Gobierno panameño buscará establecer 750 asociaciones de pequeños y medianos productores, que involucren a unas 15.000 familias.

Ese Plan Maestro, que contará con cooperación técnica del IICA, contempla inversiones públicas y privadas de 557 millones de dólares a lo largo de siete años, con el fin de fomentar la productividad, la diversificación, los encadenamientos productivos, la generación de empleos, el desarrollo turístico y una reducción de la desigualdad en Panamá.

"Es un proyecto de alto impacto que hace un hito en la historia de la extensión y el reposicionamiento del agro en Panamá, en la promoción de la biomasa y la bioeconomía", afirmó Escudero.

Publicidad

Publicidad