Los diez acusados fueron juzgados por haber fabricado en sus casas réplicas del modelo Birkin, el más vendido y más rentable de la marca de lujo francesa

AFP

Diez personas, entre ellas siete antiguos empleados de Hermès, fueron condenadas el jueves en París a penas de hasta dos años de cárcel y altas multas por haber fabricado copias del mítico bolso Birkin de la prestigiosa firma francesa.

El principal acusado, considerado uno de los instigadores de este fraude, fue condenado a tres años de cárcel, uno de los cuales en suspenso, y a una multa de 200,000 euros (232,000 dólares). Los demás acusados fueron condenados a penas de arresto domiciliario y multas.

Publicidad

Los diez acusados, la mayoría de los cuales no tenían antecedentes penales, fueron juzgados por haber fabricado en sus casas réplicas del modelo Birkin, el más vendido y más rentable de la marca de lujo francesa, en 2013 y 2014.

Durante el juicio admitieron los hechos. Algunos explicaron que habían accedido a participar en este fraude debido a su situación financiera precaria; otros dijeron que querían mejorar su vida cotidiana o complacer a sus hijos.

Para fabricar estas copias de "alta calidad", en palabras del fiscal, uno de los miembros de la red compró pieles de cocodrilo a un proveedor italiano en Lombardía.

Luego, las diferentes etapas altamente técnicas fueron realizadas por empleados o exempleados de Hermès en sus casas.

Estas "copias realistas" se vendían a turistas asiáticos en París o Hong Kong por al menos 20,000 euros (23,300 dólares).

El precio de un bolso de este tipo es de unos 45,000 euros (52,500 dólares).

"Dada la severidad de la sentencia", el abogado del principal acusado dijo que no tenía "otra opción que apelar".

"La lucha contra la falsificación", si bien es "legítima", "no puede hacerse en detrimento de los derechos fundamentales", dijo Alexandre Lazarègue, considerando que la legislación en este ámbito presenta un "riesgo de arbitrariedad".

Publicidad