EEUU pone en lista negra tarjeta popular entre cubanos

AP

Estados Unidos agregó el lunes a su lista negra para operar con Cuba a una tarjeta de débito que en los últimos meses se volvió popular en la isla porque les permite a los ciudadanos comprar electrodomésticos, piezas de repuestos y alimentos.

La decisión se produce a menos de una semana que la administración del presidente Donald Trump anunciara sanciones contra el turismo y el comercio en Cuba, dificultando el acceso de estadounidenses a ciertos hoteles y que puedan regresar a casa con ron y tabacos, parte además de una cadena de medidas de ajuste al embargo.

Publicidad

Un comunicado del Departamento de Estado, atribuido a su secretario Mike Pompeo, indicó que se incorporaba ahora a las sanciones a American International Services (AIS), una tarjeta emitida por FINCIMEX, una empresa estatal cubana que procesa remesas.

“El presidente Trump ha dejado claro que apoya al pueblo cubano en su larga lucha por la libertad y contra el régimen comunista de La Habana”, dice el mensaje difundido por la dependencia estadounidense, que señaló a FINCIMEX como parte del esquema administrado por militares en la isla.

En medio de la pandemia del nuevo coronavirus que profundizó la escasez de alimentos y provocó largas colas en la isla, AIS comenzó a ser aceptada en tiendas de dólares abiertas por el gobierno en julio, con lo cual se convirtió en una posibilidad de abasto para los cubanos.

También les permite adquirir electrodomésticos y piezas para carros, productos escasos en las otras dos monedas emitidas por la isla, los pesos cubanos (CUP) y los pesos convertibles (CUC) en paridad con el dólar.

AIS es en realidad una tarjeta de débito que se tramita en la propia isla y se alimenta con la recepción de las remesas desde el extranjero, en espacial de Estados Unidos a donde vive una comunidad de más de dos millones de cubanos.

La popularidad de la tarjeta fue tal en estos meses que a mediados de agosto FINCIMEX suspendió los trámites para adquirir el plástico debido a la saturación en la demanda. Las autoridades no informaron cuántas nuevas solicitudes se habían realizado y recién en septiembre se retomó su entrega.

Fincimex ya había sido sancionada por el gobierno de Estados Unidos en junio y muchas familias entraron en pánico porque entre sus operaciones están los envíos de remesas realizadas por Western Union, que a su vez ya fueron limitados --a 1.000 dólares por trimestre-- el año pasado. La empresa ha continuado trabajando.

Aunque el gobierno cubano no difundió el monto de las remesas que llegan a la isla, la consultora con sede en Miami Havana Consulting Group las estimó en unos 3.700 millones de dólares para el 2019, un monto que caería en un 40% tras la epidemia de COVID-19.

Los envíos de dinero, el turismo y la venta de servicios profesionales son los principales rubros de ingresos para la pequeña isla del Caribe y sobre estos sectores estuvieron recayendo las sanciones la administración Trump.

Aunque muchas personas reciben sus remesas por vías formales como AIS o Western Union, un grupo importante también lo hace a través de “mulas” o viajeros que se ponen de acuerdo a uno y otro lado del Estrecho de la Florida mediante el pago de una pequeña comisión por cantidad. Actualmente, los vuelos comerciales se encuentran cancelados por la COVID-19.

Mientras, las autoridades cubanas rechazaron este nuevo anuncio del Departamento de Estado.

“Nuevas medidas del gobierno de #EEUU contra #Cuba recrudecen el bloqueo...es una maniobra dirigida a dañar al pueblo cubano y los lazos familiares entre ambas naciones”, dijo el canciller Bruno Rodríguez en su cuenta de Twitter.

La administración del presidente Trump endureció dramáticamente las sanciones a la isla presionando un cambio de modelo político en la isla que considera poco afín y dando un giro en la política de acercamiento iniciada por su predecesor Barack Obama.

Publicidad