EEUU Famosos -  19 de abril 2016 - 14:06hs

La cantante Ana Torroja vivió en un piso sin muebles en Nueva York

Aunque en aquella época ya era toda una estrella del pop, la vida que Ana Torroja eligió llevar tras mudarse a Nueva York en 1992 para alejarse de la atención mediática y recuperarse de una laringitis después de la separación del grupo Mecano no fue la que se esperaría de una celebridad.

En lugar de instalarse en un lujoso hotel o en un ático con vistas a la Gran Manzana, la cantante alquiló un pequeño piso sin más comodidades que las justas y necesarias.

"Me renté un apartamento que en ese momento estaba vacío, alquilé un sofá-cama y compré un mueblecito de pino como mesita, para tenerla al lado del sofá-cama. No tenía ningún mueble más" , recuerda la intérprete en una entrevista con el presentador Ismael Cala para el programa 'Cala' de la cadena CNN en Español.

Una vez instalada, Ana se dedicó exclusivamente a pintar durante toda una semana, limitándose a poner un pie fuera de su apartamento solo cuando le resultaba estrictamente necesario.

"Me compré pinturas y una cajita colombiana llena de flores y me dediqué durante una semana a pintar flores, solo salía para ir a comprar y volver. Fue una terapia para poder sanar y vaciarme, vaciarme para poder volver a llenarme de cosas".

El motivo que llevó a Ana a dar un cambio tan radical en su vida fue que sentía que se había perdido a sí misma.

"Necesitaba un lugar donde ser anónima y allí me sentía anónima. Sentía que ya no era yo, que era Ana la de Mecano, que ya no era Ana Torroja o Ana, a secas", explica la cantante. "Lo que necesitaba era recuperar a Ana. No quería ver a nadie, no quería escuchar nada, quería estar conmigo misma".