Amelia Windsor

Showbiz

A la duquesa de Cambridge le ha salido una dura competidora que podría arrebatarle el título oficioso de la más estilosa en el seno de la familia real británica: la joven Lady Amelia Windsor. A sus 21 años, la aristócrata se perfila como una de las nuevas promesas de la industria de la moda, capaz quizás de ocupar con su original estilo el vacío dejado por la ahora actriz Cara Delevingne cuando decidió retirarse de las pasarelas.

De momento, Amelia ya ha demostrado su valía desfilando hace apenas unos días para la firma Dolce & Gabbana en el marco de la Semana de la Moda de Milán, en la que consiguió robar protagonismo a otros retoños con apellidos famosos como Rafferty Law -hijo del actor Jude Law- o Anaïs Gallagher -hija del músico de Oasis Noel Gallagher- al aparecer en el show luciendo una corona como parte de su atuendo.

Publicidad

Y es que resulta muy complicado competir con la fascinación que genera una 'royal', aunque únicamente sea la nieta del primo de la reina Isabel II, el duque de Kent. Sin embargo, la maniquí prefiere no hablar de su regia familia en sus apariciones públicas, que en el último año han aumentado con intensidad y la han convertido en uno de los personajes de la alta sociedad londinense más perseguidos por los paparazzi.

De hecho, la joven parece haberse propuesto demostrar que no es una niña rica más aclarando, por ejemplo, que ella también se fija en el precio que marcan las etiquetas cuando va de compras, como hizo en su última aparición pública en la presentación de la nueva colección de calzado diseñada por la cantante Ellie Goulding, uno de sus ídolos.

"Me parece una iniciativa maravillosa, es agradable que cualquier pueda permitírselo. Me parece muy importante, y además siguen siendo unos zapatos bonitos, de buena calidad y con un precio razonable", aseguró este martes ante los medios durante la presentación, para la que eligió un vestido lencero negro sospechosamente parecido a uno que ya había lucido en Milán y unos asequibles playeros azules de la colección de la cantante británica para Deichmann.

A simple vista, el estilo de Amelia se acerca mucho más al de cualquier chica de su edad que al de las mujeres de la familia real británica, famosas por sus abrigos y vestidos de un mismo tono y sus imprescindibles tacones, una diferencia que ella justifica alegando que la comodidad es lo primero.

"A mí me gusta mucho ponerme vestidos con deportivas, porque es a la vez elegante y casual. La comodidad es muy importante para mí y con estas deportivas lo estoy. Me parece que puedes ser glamurosa sin morirte de dolor. Los tacones me parecen muy bonitos, pero no se me da muy bien caminar con ellos", reconoció en un arranque de espontaneidad.

Publicidad