Amanda Bynes en una de las últimas fotos que ha publicado en Instagram

Showbiz

En los últimos años, los concursos televisivos en que compiten distintas celebridades, bien sea cocinando o bailando, se han convertido en un formato muy recurrente en la pequeña pantalla.

Aunque muchos siguen considerando esos programas una especie de cementerio al que van a morir las viejas glorias, en realidad se trata de una manera relativamente cómoda de embolsarse una cantidad considerable de dinero y, si todo va bien, recuperar parte de la popularidad perdida.

Publicidad

Pese a lo tentador del asunto, no todos los famosos sin empleo están interesados en esa posibilidad: hace unos días se supo que Charlie Sheen, el antiguo protagonista de "Dos hombres y medio", había rechazado un puesto en la actual edición de "Dancing With the Stars" a pesar de que, a cambio de su participación, la cadena ABC le ofrecía grabar un episodio piloto de la serie de su elección, lo que le daba una posibilidad de regresar más adelante a la televisión como intérprete.

Y resulta que Amanda Bynes también hizo lo mismo.La antigua estrella juvenil lleva prejubilada por voluntad propia desde 2010 y desde entonces ha protagonizado varios escándalos e ingresos en rehabilitación: el último de ellos, a principios de este mismo año, se produjo debido a una recaída inducida por el estrés cuando parecía que había conseguido encarrilar de nuevo su vida como estudiante en el Instituto de Moda y Diseño de California.

En la actualidad, ya ha recibido el alta de la clínica de salud mental en que pasó varios meses para mudarse a una casa de sobriedad que le ofrecería un ambiente estable y libre de alcohol o drogas, y en ese contexto fue en el que recibió la invitación a sumarse al popular concurso estadounidense.

Aunque en esta ocasión Amanda habría estudiado la oferta con un interés considerable, sobre todo en comparación con el que había dedicado anteriormente a otras propuestas, finalmente decidió que no era la forma en que deseaba retomar su carrera.

"En el fondo, no es el tipo de 'regreso' que le gustaría realizar. Si vuelve a la industria, querría que fuera como actriz en un papel recurrente", ha explicado una fuente a Entertainment Tonight.Mientras espera que llegue ese personaje perfecto, Amanda se ha propuesto retomar el contacto con sus fans retomando su actividad en Twitter y abriéndose recientemente una cuenta de Instagram.

Publicidad