Laura Escanes y su madre Anna Espinosa en una de las fotos compartidas en (c) Instagram

Showbiz

Pasados casi dos meses desde su debut en la maternidad con el nacimiento de la adorable Roma, fruto de su idílico matrimonio con el presentador Risto Mejide, la mediática Laura Escanes se siente cada vez más identificada con sus propios padres, como es natural ahora que está viviendo experiencias muy similares a las suyas, y así lo ha querido poner de manifiesto ella misma en sus redes sociales.

Tanto es así, que la también modelo ha rendido un sentido homenaje a sus progenitores, Carles y Anna, abriendo el baúl de los recuerdos y compartiendo con sus seguidores una serie de fotos que les retratan cuidando de una diminuta "MiniLaura", esto es, ella cuando no era más que un bebé en el año 1996 y en los inmediatamente posteriores.

Publicidad

"Pues sí, tenían razón cuando decían que cuando tuviera un hijo lo entendería. ¡Gracias de corazón, os quiero! #minilaura", ha escrito emocionada la mamá primeriza al tiempo que se presentaba a sí misma recién nacida y en brazos de su padre o, en otras instantáneas, sonriendo a la cámara algo más mayor y sentada cómodamente en el regazo de su progenitora. "¡Pero qué bonita eres, Laura!", le ha dirigido una admiradora.

Habida cuenta de los ojos de color azul intenso que tenía -y sigue teniendo- la estrella de las redes sociales y de esos ricitos de oro -ya perdidos- que lucía en sus primeros años de existencia, resulta comprensible que varios internautas hayan querido aprovechar la ocasión para averiguar si Roma ha heredado algunos de esos rasgos de su angelical madre. "¿Tu niña también tiene los ojos azules?", reza una de las cuestiones del interrogatorio que, por ahora, la catalana ha preferido ignorar.

Publicidad