Alba Carrillo

SHOWBIZ

Puede que hace unos días la modelo Alba Carrillo presumiera abiertamente de la oportunidad que se le volvía a presentar para disfrutar de un buen paseo junto a sus dos amores, su hijo Lucas y su perro Lunes, ahora que toda la Comunidad de Madrid había pasado a la fase uno de la desescalada tras dos meses de cuarentena forzosa motivada por la crisis del coronavirus.

Sin embargo, la también colaboradora de programas de televisión ha revelado ahora, a través de la sección Stories de su cuenta de Instagram, que en las últimas horas se ha visto obligada a reposar como consecuencia de su último paso por el quirófano. En esta ocasión, la madrileña ha tenido que recurrir a la cirugía para solventar un molesto problema de onicocriptosis -uña incarnada, en su forma más coloquial- que se había acentuado en los últimos tiempos.

Publicidad

"Ya en casa después de mi operación de onicocriptosis", ha escrito la que fuera esposa de Feliciano López en su espacio personal junto a una foto en la que aparecen sus pies vendados y descansando sobre el sofá. Durante esas horas de parálisis obligada, como ha quedado patente en otras publicaciones posteriores, Alba ha podido darse un caprichito culinario al tiempo que veía la última gala del programa de telerrealidad 'Supervivientes', en el que ella misma participó hace unos años.

Fiel a su sentido del humor y a la naturalidad con la que ha hablado siempre de sus decepciones amorosas -también mantuvo una larga relación con el expiloto de motociclismo Fonsi Nieto, padre del mencionado Lucas-, la estrella televisiva no ha dudado en bromear con los fuertes ronquidos que despide el también citado Lunes cuando duerme, muy similares a los que emitiría su supuesto marido en el caso de que lo tuviera. "Quién necesita un marido para que le meta un buen ronquido teniendo a Lunes", ha apuntado en tono jocoso.

Publicidad